• Regístrate
Estás leyendo: El final de 'Caer en tentación'
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 22:21 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

El final de 'Caer en tentación'

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Prohibido perderse este domingo, a las 21 horas, por Las Estrellas, el final de Caer en tentación.

¿Por qué? Porque se trata de uno de los experimentos dramáticos más sublimes de la historia reciente de la televisión mexicana.

Yo no sé, la verdad, si usted conozca esta producción de Giselle González (Yo no creo en los hombres) pero se la voy a explicar de la siguiente manera:

Cuando usted piensa en telenovelas mexicanas, ¿en qué piensa?

Seguramente en un atascadero de lugares comunes carentes de la más elemental creatividad, ya no se diga de talento o de prestigio.

Y es que, no nos hagamos tontos, de un tiempo a la fecha los melodramas nacionales han estado instalados en una zona de confort tan descarada que mucha gente los odia.

Se han convertido en mediocridad pura: historias de cuarta producidas con dos pesos con decenas de actores desconocidos a los que les da lo mismo repetir lo que les dicen por el apuntador electrónico. ¡Una desgracia!

Caer en tentación es otra cosa y yo, por eso, la respeto, la admiro y la recomiendo.

Para empezar, esta no es la típica historia de toda la vida. Estamos ante un argumento que cuestiona el amor, el deseo, la fidelidad y hasta el mismísimo valor de la familia.

Esto, en la conservadora televisión abierta privada mexicana, es un acto de un valor incalculable, un acontecimiento, una provocación.

Por si esto no fuera suficiente, esta historia, que es fuerte, que es peligrosa, que es polémica, está contada, en cada uno de sus capítulos, en dos épocas diferentes.

Cada una tiene que ver con la otra pero, paralelamente, cada una tiene su tono, su vestuario, su maquillaje, su todo.

Para no hacerle el cuento largo, es como si toda la gente que estuvo detrás de este proyecto hubiera estado grabando dos telenovelas al mismo tiempo (y por el mismo precio).

¿Y todo para qué? Para ofrecerle a las audiencias de Televisa un regalo invaluable: la confirmación de su inteligencia.

Antes los productores de telenovelas decían que la gente era tonta, que lo único que quería era ver basura.

Caer en tentación nos dice: la gente es inteligente, aprecia la calidad, quiere participar, atar cabos, resolver enigmas.

¿Se da cuenta de lo que le estoy diciendo? Es precioso. ¿Pero quiere que le diga cuál fue la mayor virtud de este concepto?

Que a pesar de su rebuscamiento dramático y de las controversias de sus contenidos, nunca dejó de ser una exquisita historia de amor.

Para no hacerle el cuento largo, Caer en tentación es una telenovela del siglo XXI para las audiencias del siglo XXI, el principio de algo importante, de un cambio radical en el horario estelar del canal más poderoso del país más telenovelero del mundo. ¡Esto es una bomba!

Y hasta aquí solo le he hablado de la parte literaria. No me quiero acabar la columna de hoy sin hacerle un reconocimiento a Eric Morales y Juan Pablo Blanco, los directores de escena, y a Armando Zafra, Luis Rodríguez, Luis García y Alfredo Kassem, las cabezas de la parte fotográfica.

La razón es muy simple: estos señores nos obsequiaron la que tal vez sea la primera gran telenovela de cámara de la historia de la televisión nacional.

¿Qué significa esto? Una experiencia tan íntima como la del teatro y la del cine de cámara, pero en televisión.

¿A qué me refiero con el término “de cámara”? A muy pocos personajes, en espacios muy pequeños, con tomas muy cerradas, con todo tan, tan pero tan cerca, que cada guiño, cada mirada, cada suspiro, dice más que 90 atentados terroristas de la mejor de las narconovelas.

Obviamente no toda la producción fue así. Hubo accidentes automovilísticos, balazos y otras cuestiones, pero el gran eje de esta joya no fue ése, fueron los rostros, los cuerpos, los acercamientos, las sutilezas.

Y es aquí donde necesariamente tengo que volver a felicitar a todos, absolutamente todos los actores que se aventaron este trabajo.

¡Qué manera de comunicar! ¡Qué manera de trabajar con el alma, de ir de una emoción a otra, de cambiar de tono, de amarse, de odiarse, de entregarse y de rechazarse.

Silvia Navarro merece un monumento. Adriana Louvier es ya una señorona. Gabriel Soto nos dio cátedra de actuación. ¿Y qué me dice de Carlos Ferro? Ese hombre demostró que tiene un potencial alucinante.

¿Y qué opina de los demás? ¿De la genialidad de Arath de la Torre, del talento de Érika de la Rosa, de la potencia de Julieta Egurrola, de la versatilidad de Montserrat Marañón, de la proyección de Ana Ciocchetti o de la transformación de Arturo Carmona?

Qué pena no mencionar a los demás pero como le dije hace rato, todos se deben sentir más que realizados por haber hecho esto tan ambicioso, tan bueno, tan diferente.

Prohibido perderse este domingo, a las 21 horas, por Las Estrellas, el final de Caer en tentación. Ahí va a pasar algo increíble. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.