• Regístrate
Estás leyendo: Crítica al estreno de ‘La parodia’
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 01:04 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica al estreno de ‘La parodia’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Por supuesto que yo, como miles de mexicanos, vi el estreno de La parodia el lunes pasado por Las Estrellas, después del noticiero de Denise Maerker (sin Denise Maerker).

Pero tengo sentimientos encontrados. ¿Por qué? Porque hay aspectos de ese programa que se me hacen magníficos y otros, detestables.

Comencemos por lo negativo. No nos hagamos tontos, la marca La parodia es una cosa muy rara que Televisa ha manejado hasta en gerundio desde hace muchos años.

Por tanto, no tiene nada de nueva. No es un estreno. Es como un retorno.

No sé usted pero yo pensé, en la cúspide de mi ingenuidad, que en algún momento iban a salir Angélica Vale y Héctor Sandarti a revivir viejas glorias.

¿Qué les costaba inventar algo nuevo? ¿Qué les costaba crear?

A ojo de buen cubero, a los responsables de este proyecto les fue tan bien con su versión Peje de El privilegio de mandar (que en 2006 invitó al pueblo a no votar por Andrés Manuel López Obrador) que se engolosinaron y negociaron algo parecido a una prolongación.

El resultado fue lo mismo que teníamos antes, solo que con menos política.

En resumen: lo que ahora Las Estrellas nos está vendiendo como La parodia no es La parodia, es una nueva temporada de El privilegio de mandar pero light.

¿Por qué nos engañan? ¿Por qué no llamar a las cosas por su nombre? ¿Acaso le tienen miedo a las repercusiones políticas? El que nada debe, nada teme.

¿Qué tiene de terrible todo esto que le acabo de decir si La parodia, El privilegio de mandar, o como usted lo quiera llamar, es un éxito indiscutible que llena teatros y que les fascina a la gente?

Tiene de malo su muy peculiar concepto del humor político. Tengo la sensación de que las personas que están detrás de este título le están haciendo un gran daño a las audiencias al etiquetar como humor político algo que no lo es.

El humor político es una expresión periodística, un ejercicio de inteligencia, algo que lleva un discurso, que implica una crítica, un riesgo, una responsabilidad.

Como lo que hacen Brozo, las Reinas Chulas y los moneros de El Chamuco Tv de Tv UNAM, como lo que hacían los inmensos Héctor Lechuga y Chucho Salinas.

El humor político es algo serio, algo que merece respeto. Lo que usted y yo vemos en La parodia no es humor político, es una chabacanería, una bobería, una ilusión.

¿O qué, acaso usted ha visto que alguno de esos comediantes diga algo que cale, que genere reacciones, que trascienda?

¿Acaso usted ha visto que a alguien le preocupe, le moleste o le den ganas de censurar?

Hay más humorismo político en cualquier meme sobre Enrique Peña Nieto que en el más rudo de los sketches de La parodia.

¡Qué preocupante! ¡Qué desgastante! ¡Qué mal!

¿Por qué les escribo tanto de este tema si se supone que La parodia va por otro lado?

Porque nomás se supone. A pesar de que el país quedó saturado de contenidos políticos con todo lo que vivimos antes, durante y después de las elecciones, esta gente insiste en ridiculizar a Andrés Manuel López Obrador y a otros personajes similares bajo unos criterios editoriales que a nadie le quedan claros.

Queridos amigos de La parodia: ¿Me aceptarían una humilde sugerencia? Eviten hablar de política a menos que sea absolutamente necesario y como un ejercicio periodístico de alto nivel.

Lo demás les queda increíble y es aquí donde le voy a comenzar a escribir de las cosas buenas de este programa.

La parodia, cuando se mete con Luis Miguel, la serie, con La forma del agua o con otros estímulos, es simple y sencillamente maravillosa. No hay manera de verla y de no atacarse de la risa. Sus libretos son espectaculares, sus puestas en pantalla son ideales para la televisión abierta privada nacional y sus actores son de premio.

Yo le podría escribir una columna llena de elogios sobre cada uno de ellos porque lo que hacen tiene su chiste, porque todos tienen sus momentos estelares y porque en verdad los estamos viendo crear, crecer, aportar.

La parodia es un acontecimiento y hay algo que yo nunca les voy a terminar de agradecer: su campaña publicitaria.

¿Por qué? Porque en ella sus actores tuvieron la bondad de atender al público, de explicarle el concepto, de ser honestos.

¿Sabe usted cuántas producciones se están atreviendo a ser honestas en la actualidad? ¿Sabe cuántas se están atreviendo a ser claras? Pocas, muy pocas.

Por eso cuando aparece algo como La parodia hay que verlo, hay que celebrarlo, hay que promoverlo.

¿Ahora entiende cuando le digo que tengo sentimientos encontrados?

La parodia es un show lleno de virtudes, yo diría que necesarísimo.

Lástima que cuando se mete con política, termine por caer, por alimentar la desconfianza, por saturar a los televidentes y por confundir humorismo político, el género periodístico, con vacilada mediática. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.