• Regístrate
Estás leyendo: Crítica a "Rosario Tijeras"
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 02:05 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a "Rosario Tijeras"

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Pocos errores han sido tan graves, en la historia de Azteca 13, como la producción de Rosario Tijeras, su nueva telenovela de las 21 horas.

¿Por qué? Porque Tv Azteca es la televisora de los valores y Rosario Tijeras, una narconovela.

¿Cómo es posible que estos señores hayan aceptado meter su dinero ahí? Es como si el papa se pusiera a financiar misas negras. Es una contradicción delicadísima.

Y los aztecos no son tontos, lo saben. ¿Por qué cree usted que, casualmente, volvieron a sacar su campaña Vive sin drogas?

Si hubieran hecho las cosas bien desde un principio, no se estarían metiendo en tantos problemas, incluso con las mismísimas autoridades.

Y no, que no nos salgan con el cuento de que Rosario Tijeras es la historia de una mujer empoderada y el retrato de un México real, porque no es cierto.

Una mujer que le corta los testículos a un hombre no es una mujer empoderada, es una delincuente. Nada ni nadie lo puede justificar.

Cuando Tv Azteca le vende al mundo la idea de que esto es bonito, se está volviendo cómplice de muchos de los peores conflictos sociales que estamos padeciendo. ¡Cuidado!

Y si vamos a jugar al México real, ¿por qué Azteca 13, en lugar de contarnos la vida de una sicaria, no nos ofrece algo como Crónica de castas?

¿Por qué Tv Azteca no habla en sus nuevas series de temas como la diversidad sexual, la trata de personas y el uso recreativo de la mariguana?

Es pésimo que su concepto de realidad solo aplique para lo que le da rating fácil y no para algo como lo que ellos mismos hicieron antes con La vida en el espejo.

Pero es todavía peor que mientras que el personaje de Bárbara del Regil le está dando vuelo a la hilacha en Rosario Tijeras, la tengamos a ella, a la actriz, en los anuncios de Vive sin drogas.

La razón es muy simple: doble moral. La nueva Tv Azteca nos está invitando, con su ejemplo, a ejercer, a gozar y a defender la doble moral.

Y sí es importante que utilice el concepto nueva Tv Azteca porque la vieja habrá sido muy mala, pero era congruente.

Los ejecutivos que estaban antes sabían que las narconovelas dejaban dinero y por supuesto que fueron tentados por ene cantidad de proyectos.

¿Por qué no los aceptaron? Porque no se pueden hacer programas como Lo que callamos las mujeres y campañas como Los buenos somos más cuando se realizan apologías del delito.

Aquí alguien engañó a alguien. No le sabría decir exactamente en qué nivel ni por qué razones, pero Grupo Salinas no solo compró espejitos, arruinó sus magníficas relaciones con el gobierno federal.

¿Por qué son malas las narconovelas? Más allá de las cuestiones aspiracionales, por algo macabro:

En el caso mexicano, están hechas para molestar a figuras como Enrique Peña Nieto, para crear la sensación de que vivimos en un país fuera de control.

No es casualidad que este tipo de programas los hagan o compañías extranjeras o casas productoras famosas por la oposición política de sus propietarios.

Cuando usted mira una narcoserie en lugares como Estados Unidos, la mira como una fantasía o de época o de un país lejano. La conclusión siempre es: qué bueno que a mí no me tocó o que yo no vivo ahí.

Pero si usted la mira aquí, hoy, comienza a dudar de que el gobierno le esté diciendo la verdad, acaba dándole la razón al crimen organizado y termina sintiendo una mezcla de envidia, admiración y lujuria por cada uno de sus miembros.¿Por qué nadie le dijo esto a quien pagó por esta telenovela?

En el remoto caso de que Tv Azteca se hubiera visto obligada, por sus alianzas internacionales, a invertir en Rosario Tijeras, lo pudo haber manejado diferente, como Televisa con La viuda negra.

Para eso tienen canales de televisión de paga. Para eso tienen otras estrategias de programación.

Pero espérese, no le he dicho la más vergonzoso: cuando afirmo que aquí alguien engañó a alguien, también hablo de la adaptación de este concepto.

Rosario Tijeras, la original, es una joya de la televisión colombiana pero es ciento por ciento local, de ellos.

¿Por qué los adaptadores decidieron ubicarla en el México actual? ¿Por qué no la adaptaron de verdad?

Si usted pone en su computadora los capítulos de la versión de Tv Azteca con los episodios correspondientes de la original, que están en Netflix, va a descubrir que los responsables de esto le robaron a los Salinas.

Cobraron por no moverle a nada. ¡Hasta las tomas son iguales!

Sí, ahora con más dinero, ¿pero y lo demás? Los mexicanos no somos ni mejores ni peores que los colombianos, pero no somos así.

¿Quién se va a identificar con esa historia? ¿Quién se va a divertir con esa telenovela que, además, es un refrito? ¡Pan con lo mismo! ¡No, por favor!

Pocos errores han sido tan graves, en la historia de Azteca 13, como la producción de Rosario Tijeras. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.