• Regístrate
Estás leyendo: Crítica a ‘¡Muy padres!’
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 07:35 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a ‘¡Muy padres!’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Medio equis. ¡Muy padres!, la nueva telenovela nocturna del canal Imagen Televisión, está medio equis.

¿Por qué? Porque, sí, cumple con todos los requisitos de un programa entretenido, tiene un reparto maravilloso y está medianamente chistosa.

Pero no da nota, está hecha con demasiada cautela, como para no molestar, como para no hacerle ruido ni a las audiencias, ni a las autoridades, ni a Televisa ni a Tv Azteca.

¿Para eso queríamos una tercera cadena de televisión abierta privada nacional?

Ojo, no estoy diciendo que sea una porquería. Lo que estoy diciendo es que cuando a uno le dicen:

Ahí viene la primera gran telenovela de producción propia de la nueva cadena, lo menos que se espera es una revolución, que se digan cosas que no se habían dicho nunca, que aquello se vea como jamás se ha visto un melodrama.

Como cuando Tv Azteca sacó Con toda el alma y Nada personal, como cuando Cadenatres nos dejó con el ojo cuadrado con Las Aparicio.

¿Y con qué nos sale Imagen Televisión? Con el refrito de un formato sudamericano (Señores papis) entonado en comedia, hecho de manera convencional, a todas luces con un presupuesto limitado y programado en un horario no tan importante como para protegerse, como para no arriesgar.

¡Muy padres! no está al nivel ni de Caer en tentación de Televisa ni de Las malcriadas de Tv Azteca.

No es algo que se pueda comentar al día siguiente, que trascienda, que uno vaya a buscar con desesperación.

Por si esto no fuera suficiente, carece de espíritu popular, tiende a ser demasiado masculina y está mal programada.

¿A qué me refiero con esto si muchas televisoras ponen sus producciones cómicas en esa franja? A que Imagen Televisión ya había conseguido algo muy importante con el público y con los anunciantes de las 20:00 a las 21:00 con la transmisión de El capitán y Paquita la del barrio: las verdades bien cantadas.

¿Qué? Amarrar a las audiencias a través de la transmisión de series. El capitán y Paquita son más series que telenovelas.

¡Muy padres! es ciento por ciento telenovela, una decepción después de venir de una superproducción internacional como Moisés y los diez mandamientos.

¿Qué va a pasar? Que muchos espectadores se van a ir y que aquello va a tardar un rato en volver a adquirir fuerza.

¿Y cómo es? ¿De qué trata? ¿Quiénes salen?

¡Muy padres! es la historia de cómo viven la paternidad tres señores que coinciden porque sus hijos van al mismo kínder.

Uno está divorciado y se volvió a casar con una chica mucho más joven. Otro es un ejecutivo mujeriego. Y el tercero es un chico viudo, ahora papá “soltero” y medio limitado en cuanto a recursos financieros.

¿Entonces, por qué le digo que esto carece de espíritu popular? Porque el papá “soltero” tendrá sus limitaciones pero nunca deja de ser un microempresario clasemediero.

No es que cada uno de estos padres represente a un segmento diferente de mercado.

Es que cada papá vive más en una realidad más como la de Buenos Aires que como la de Tlaxcala, Hermosillo o Villahermosa.

Esta propuesta no está adaptada a la realidad de nuestra nación. Imagen Televisión está repitiendo hoy los errores que Televisa y Tv Azteca están luchando por corregir desde hace rato.

Me sorprende porque entre su equipo de escritores encontramos talentos brutales como el de Bethel Flores, responsable en 2006 del cañonazo de Amor en custodia en Azteca 13.

Quién sabe qué esté pasando ahí pero esto, con tres o cuatro giros dramáticos hubiera podido ser otra cosa, para más gente, más diversa y sin excluir a las mujeres.

Porque, no sé usted, pero yo no conozco a muchos señores que miren televisión abierta privada nacional que luchen por llegar temprano a sus hogares para verse reflejados en esos personajes.

Mucho menos a miles señoras que digan, justo ahora que nuestros grandes temas nacionales son la violencia de género y el empoderamiento de la mujer: hijitos, sentémonos a ver una telenovela donde los papá son los buenos y las mamás, las malas.

Porque chistosas, chistosas, pero las mamás de ¡Muy padres! son una monstruosidad melodramática: mujeres que abandonan a sus hijos, que chantajean a sus maridos, que tienen un humor de lo peor.

Eso sí, el reparto es magnífico y cada actor está muy bien en lo suyo.

Desde Héctor Suárez Gomís (Por siempre mi amor) hasta Mario Morán (Pasión y poder) pasando por Víctor González (La candidata), Betty Monroe (Sueño de amor), Dulce María (Rebelde) y Fran Meric (Así en el barrio como en el cielo).

¡Qué talento! ¡Qué divertidos! ¡Qué versatilidad!

Quién sabe cómo le hicieron los señores de Grupo Imagen pero se supieron rodear de elementos de primera. Ojalá que los conserven y sepan construir su propio star system.

Yo, por lo pronto, creo que ¡Muy padres! está medio equis, que no da nota. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.