• Regístrate
Estás leyendo: Crítica a ‘Master Chef México 2018’
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 02:29 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a ‘Master Chef México 2018’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo no sé si usted lo alcance a apreciar pero nosotros, en México, tenemos el mejor MasterChef del mundo.

Es en serio. Échele un ojo a lo que se está haciendo hoy alrededor de esta franquicia en otros países y todo es pan con lo mismo, un espectáculo decadente, algo que, para tristeza de quienes amamos la televisión, tiende a aburrir, a fracasar.

Tv Azteca, gracias al talento del productor Alejandro Esquivel y de su equipo de colaboradores, cada vez que estrena MasterChef no solo consigue el milagro de sostenerse en el gusto de las audiencias, nos sorprende, nos emociona, supera lo que se hizo en la última edición y a las pruebas me remito:

Dígame, por favor, que usted también vio, como yo, el estreno de la nueva temporada de este magnífico reality show de cocina ayer por la noche en Azteca Uno.

¿No se le hizo la cosa más entrañable de la temporada? ¿No sintió esa magia, esa alegría, ese gusto de volver a ver a reunirse en familia a compartir la mesa, de volver a ver a los amigos y de volver a entrar en esas instalaciones?

Esto es como para que Benjamín Salinas vaya y le cuelgue una medalla a los responsables de este título porque éstas son cosas que ya no vemos, que ya no se hacen.

¿Por qué? Porque la mayoría de estas emisiones se producen ahora con menos presupuesto del que tenían cuando empezaron.

Resultado: aunque las ventas y los ratings siguen siendo buenos, la pantalla se ve pobre, chiquita.

Analice con atención el programa que quiera del canal que usted guste. Esto es una tendencia global.

Bueno, MasterChef México 2018, a pesar de eso, se ve regio, precioso, tan de gala o más que cuando lo vimos por primera vez y se necesita de un talento excepcional para alcanzar esos niveles. Se lo juro.

Y algo que marca inmediatamente la diferencia respecto a los otros MasterChefs del planeta es la adaptación al mercado mexicano, a su alegría, a su calidez, a su sentido del humor, a sus conflictos sociales, a sus valores familiares.

Cuando pueda, analice minuto a minuto lo que sucedió anoche en este programa porque es una cátedra de televisión.

Desde ese prodigioso reparto de participantes que incluyó lo mismo a muxes que a traileras, entrenadores, payasos, sobrecargos y personas que estuvieron en la cárcel hasta el profundo amor que uno puede llegar a sentir por Anette Michel, Betty Vázquez, Adrián Herrera y Benito Molina.

Pasando, por supuesto, por unas revelaciones insólitas, unas recetas deliciosas, muchísimo suspenso, y mil y un novedades como que ahora los jueces cocinan.

¡Sí! ¿Sabe usted el privilegio que es ver a esos maestros compartiendo sus secretos con nosotros?

Por si esto no fuera suficiente, hay unas aportaciones a nivel vestuario y diseño de imagen como para flotar de felicidad.

Como MasterChef México es ya una tradición en nuestras pantallas, sus responsables se están dando el lujo de jugar, de divertirse y de divertirnos vistiendo a la gente como no lo habíamos visto antes, con colores estrafalarios, con ropa como de otra época.

¡Es una fiesta! MasterChef México 2018 es una fiesta que millones de mexicanos aburridos, desesperados y decepcionados agradecemos y compartimos con nuestros memes y con nuestros comentarios a través de la redes sociales.

Por lo que más quiera en la vida, luche por ver esto todos los domingos en Azteca UNO, por participar y por mirar el material exclusivo de la app Tv Azteca Conecta.

Esto es histórico. Esto es el mejor MasterChef del mundo, un orgullo para nuestro país. ¡Felicidades!

Crónicas coreanas

En Gyeongju hay muchas cosas qué ver pero una de las más atractivas es el Palacio Donggung y el estanque Wolji.

Juntos son como una especie de alameda, un paseo muy familiar entre edificios antiguos de gran belleza preparado para recibir a niños, ancianos y personas en sillas de ruedas.

A mí me encantó porque me sentí como en un parque temático pero de verdad. Ahí sí vivieron reyes y príncipes. Ahí se escribió una parte fundamental de la historia de Corea.

Le recuerdo, lo que hoy conocemos como Gyeongju fue la capital de reino de Shilla, un lugar tan maravilloso para el mundo antiguo como Roma o Egipto.

Y quienes construyeron ese conjunto de palacios y estanques sabían lo que hacían porque conforme uno va caminando, se va sorprendiendo.

Si no es el reflejo de una construcción en el agua, es la manera como los árboles fueron colocados para crear atmósferas. Si no son los colores de los edificios, son los estilos de los puentes.

La gente ama ir al Palacio Donggung y al estanque Wolji a pasar el rato, a tomarse fotos y a comer golosinas, especialmente en las noches en que aquello, con una iluminación ultramoderna, adquiere una dimensión todavía más espectacular.

Cuando vaya a Corea no olvide pasar por Gyeongju y visitar este sitio. Le va a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.