• Regístrate
Estás leyendo: Ciro, Joaquín y la locura
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 21:53 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Ciro, Joaquín y la locura

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Se lo voy a decir con todas sus letras: muchos de los departamentos de noticias de las televisoras más importantes de este país ya se volvieron locos.

Por más vueltas que le doy a los spots de Noticieros Televisa, a la entrevista que Joaquín López-Dóriga le hizo a Enrique Peña Nieto e, incluso, a la participación de Ciro Gómez Leyva en Titulares de la noche, no entiendo.

¿Qué es lo que pretenden? ¿Cuál es el mensaje que le quieren mandar a la nación? ¿Es un asunto de egos, de rivalidades personales o de qué?

¿De cuándo acá los conductores de los noticiarios se comportan como las estrellas de las telenovelas?

¿En qué momento perdimos los servicios noticiosos de este país para encontrarnos con espacios dedicados únicamente a la promoción de ciertas agendas y de ciertos personajes?

¿Adónde se fueron la crítica y la autocrítica? ¿Estos periodistas, tan inteligentes, no se dan cuenta de las cosas que los obligan a decir o se dan cuenta y su vanidad les impide reaccionar?

¿Tan poco criterio tienen? ¿Tan poca autoridad, incluso, sobre sus spots?

Los anuncios de Noticieros Televisa son el peor acto publicitario que mis ojos han visto en 29 años que tengo de dedicarme a la crítica profesional de televisión.

Y estoy que no quepo en mí del horror, porque se trata de noticias, de influencia, de la parte más sagrada de los medios de comunicación.

¿Usted ya los vio con detenimiento? El texto dice una cosa, pero las imágenes otra.

A Denise Maerker y a Carlos Loret de Mola se les llena la boca diciendo que están con la gente, que la miran a los ojos y que aman cubrir las noticias.

¡Pero lo hacen desde la más absoluta soledad! ¡Desde la comodidad de un estudio de televisión! ¡Lo dicen mientras nos están dando la espalda! ¿Por qué lo permitieron?

No están vendiendo noticias, no están vendiendo sus nuevos programas periodísticos, están vendiendo un estudio de televisión, una escenografía.

¿Eso es mirar a la gente y atenderla? ¿Eso es reportear? ¿Eso es estar listos?

Listos, los albañiles que levantaron eso. Listos, los decoradores que arreglaron ese set.

Y ni siquiera ellos, porque mientras que el discurso es estamos listos, las imágenes muestran que hasta la escenografía está incompleta, que está en plena construcción.

Esa campaña o la hicieron los peores enemigos de Noticieros Televisa o ahora sí, de plano, se perdió la brújula.

Todo está raro. El manejo del reparto, los nombres de los programas. Despertar con Carlos Loret de Mola suena a chiste pero también a insulto.

¿Qué acaso nadie les dijo a esos señores que ese es el eslogan de Ciro Gómez Leyva en TeleFórmula?

Lo de A las 10 con Denise Maerker está peor. Ese es el nombre, palabras más, palabras menos, del noticiario estelar de MILENIO Televisión.

Por eso le digo: esto parece una guerra de egos, de revanchas personales. Todo, menos noticias.

Y si no me cree, explíqueme qué fue a hacer Ciro Gómez Leyva a Titulares de la noche con Pascal Beltrán del Río, en Excélsior Tv, el lunes pasado.

Pascal lo entrevistó, porque, se supone, Ciro va a conducir el noticiario nocturno de la nueva cadena de televisión abierta nacional.

¡Pero no dijo nada! ¡Nada! Ni siquiera el nombre del canal, mucho menos el día en que va a salir al aire, cómo se va a llamar su noticiario, qué va a tener de diferente, ni nada de nada.

¡Entonces para qué fue! ¿Sí entiende el punto?

¿A usted no se le hace medianamente sospechoso que el señor haya ido nada más a hacer acto de presencia al servicio informativo más importante del canal de noticias de Grupo Imagen a una semana de los cambios en Noticieros Televisa?

¿Cuál era la idea? ¿Que los reflectores giraran hacia otro lado? ¿Mandar una señal como de amenaza? ¿Ganarles la nota? ¿¡Cuál nota!?

No, pero la cúspide de toda esta locura fue la entrevista que Joaquín López-Dóriga le hizo a Enrique Peña Nieto en Los Pinos.

Deje usted cualquier antecedente, ¿qué se supone que debe pensar la opinión pública de esta charla tan edificante, dirigida como infomercial, entre arbolitos, justo inmediatamente después de que la gran noticia nacional tenía que ver con el descenso de la popularidad de ese personaje?

¿Cuál tendría que ser la conclusión de semejante exclusiva exactamente cuando la campaña de refundación de Noticieros Televisa está a todo lo que da y cuando estamos en la semana de despedida de El noticiero con Joaquín López-Dóriga?

¿No se pudieron haber esperado a que esta entrevista la hicieran Denise o Carlos?

¿No se pudo haber encontrado una nota menos bonita para que Joaquín se despidiera como el gran periodista que es?

Muchos de los departamentos de noticias de las televisoras más importantes de este país ya se volvieron locos.

Qué solo me siento como consumidor de contenidos, como mexicano que merece ser informado, atendido y escuchado. ¿Usted no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.