• Regístrate
Estás leyendo: Aniversarios polémicos
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 19:38 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Aniversarios polémicos

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Dígame, por favor, que usted también vio la maravilla de documental que Clío Tv produjo para Imagen Televisión celebrando los primeros 100 años del periódico Excélsior.

Fue un trabajo hermoso, dinámico, atractivo y que da para una larga, muy larga discusión.

¿Por qué? Porque no deja de ser sintomático que Clío Tv, una gran aliada de Televisa, no esté produciendo hoy, en grande, para Televisa, y que además lo tenga que hacer para otros, para la competencia del consorcio de Emilio Azcárraga.

Y porque es todavía más insólito que siendo Imagen Televisión la más nueva televisora de México, tenga que acudir a una casa productora externa para hacerse su homenaje en vida.

Le recuerdo que el periódico Excélsior es parte fundamental de Grupo Imagen, el corporativo al que pertenece Imagen Televisión.

Es como si Tv Azteca le pidiera a una compañía de fuera que le contara la historia de Elektra. Es algo que no se hace, o que al menos no se hace así.

¿Por qué? Porque manda mensaje extraños hacia el interior y el exterior de la empresa, y ni Clío Tv ni Grupo Imagen se lo merecen.

Fuera de esto, créame que ese programa especial fue lo más sensato que los señores tanto de Excélsior, como de Excélsior Tv e Imagen Televisión pudieron haber hecho.

La razón es muy simple: fue como una especie de infomercial que le recordó a las multitudes que atrás de esas marcas hay experiencia, que hay historia, que hay coraje.

Nos podemos sentar a debatir sobre por qué se entrevistó a ciertos personajes, incluso colaboradores de periódicos rivales, y no a otros, a los de casa.

Nos podemos pelear sobre por qué el arranque de ese documental fue la compra del periódico Excélsior hace pocos años y no alguna otra cuestión menos obvia.

Nos podemos agarrar a gritos porque en ninguna parte de ese trabajo se le dieron las gracias ni a los lectores, ni a los anunciantes ni a los trabajadores de ese medio.

Pero mejor quedémonos con el buen sabor de boca de que una de las instituciones más legendarias del periodismo mexicano acaba de llegar a su primer centenario y de que sus cabezas tuvieron el buen tino de celebrarlo, entre otras cuestiones, con un programa de televisión.

Ahora sí quedó un documento para la posteridad, un testimonio de un gran rescate que ojalá sirva para marcar un antes y un después tanto en la historia de Grupo Imagen como en la del periodismo mexicano. ¿O usted qué opina?

LA FIESTA DE FERNANDA

No es que uno sea desconfiado, ¿pero sí estamos de acuerdo en que algo raro está pasando en el periodismo televisivo de nuestro país, verdad?

Lo digo por la ausencia de humor político. Salvo contadas excepciones, nos hemos dejado de reír de nuestros gobernantes y nos hemos dejado de reír de manera crítica, aguda, inteligente.

Por eso es importante lo que le voy a decir: el jueves de la semana pasada el programa Almohadazo, el noti con Fernanda Tapia, del canal 52MX, festejó ocho años al aire.

A como están las cosas, no cualquiera puede presumir de tener tanto tiempo en pantalla informando, entreteniendo pero, sobre todo, haciendo humor político.

Almohadazo, el noti es un milagro en la industria de la televisión mexicana, un concepto espléndido de donde se han dicho cosas fundamentales y de donde han salido mucho talentos que hoy triunfan en otras plataformas.

En el mejor estilo de Jacobo Zabludovsky y Ciro Gómez Leyva, Fernanda Tapia ha sido la escuela de una nueva generación de comunicadores.

Y se dice fácil pero siendo ella mujer esto tiene todavía más mérito porque para nadie es un secreto que este es un negocio machista.

A diferencia de lo que se dice en otros espacios, si usted analiza el trabajo de la señora Tapia jamás encontrará en ella algo parecido a una grosería, a un molestar por molestar, a un molestar para llamar la atención.

Y lo más maravilloso es que Almohadazo, el noti celebró su aniversario con una transmisión loquísima: los Silver Tv Awards.

Como su nombre lo indica, fue una ceremonia de premiación tipo el Oscar donde los colaboradores de Fernanda competían contra los máximos exponentes del periodismo nacional e internacional.

¡Y qué cree! Siempre acababan llevándose la estatuilla en una deliciosa parodia producida con todos los recursos, la experiencia y los talentos de MVS Televisión, la casa a la que pertenece este proyecto.

¿Cuál es la nota? El mensaje de unidad corporativa que este especial le mandó al público y a los anunciantes del 52MX.

Porque ahí estuvieron los mismos recursos que se emplean en ceremonias de verdad, como los Premios Fénix, y talentos de otras producciones como Bla, Bla Show.

¿En qué otra televisora de juntan todos para celebrar el cumpleaños de otro programa?

¡Felicidades, Almohadazo, el noti! Gracias por existir en este desierto informativo! ¡Gracias por festejar de una manera tan original! ¡Así se hace!

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.