• Regístrate
Estás leyendo: Un plagio de Paul McCartney
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 20:53 Hoy

Fusilerías

Un plagio de Paul McCartney

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Los músicos, argumentaba el gran George Harrison, suelen pasar mucho tiempo escuchando melodías pero también generando acordes en su mente, por lo que no es raro que en algún momento integren a sus creaciones algunas notas atrapadas aquí y allá, pero no como una apropiación deliberada, sino como un proceso natural que después se convierte en una pieza original. Si el autor de aquellas tonadas caídas fortuitamente en la canción de otro las identifica, acude a las leyes de derechos, demanda y puede ganar, como fue el caso contra el guitarrista de los Beatles con su célebre rola “My Sweet Lord”, que se consideró un “plagio inconsciente” merecedor de una multa.

En 2016 Jimmy Page acabó envuelto en un litigio por plagio debido a la entrada de su canción mayor “Stairway to Heaven”, debido a que el grupo inconforme, el mundialmente desconocido Spirit, aseguraba que el guitarrista de Led Zeppelin se había apropiado de su rola “Taurus”. Eso que técnicamente llamaron en el juicio “parecido razonable” es, en términos llanos, más que eso, pero el jurado rechazó que implique un refrito y la defensa logró imponer el criterio de que ese fraseo de cuerdas es muy común en la música, tan habitual que no es de nadie.

El año pasado, Ritchie Blackmore difundió en su canal de YouTube una entrevista en la que comparte una serie de rolas y músicos que lo “inspiraron”, es la palabra que él usa, en la creación de algunas de sus más grandes piezas representativas de su paso por Deep Purple. Habla de la influencia de la canción “Steppin’ out”, de Eric Clapton con Cream, para su rola “Lazy”, y de grupos y solistas como It’s a Beautiful Day con su canción “Bombay Calling” y el propio Jimi Hendrix. Sin embargo, confiesa con todas sus letras (“I stole it”) el robo de la entrada de “Summertime”, una cancioncilla de Rick Nelson fechada en 1962, para el icónico riff inicial de “Black Night”.

Será difícil saber, habrá que preguntarle, pero alguna de estas facetas debió experimentar a un más alto nivel Paul McCartney con una canción que publicó en 1993, “Hope of Deliverance”, del álbum Off the Ground, cuya entrada de cuerdas es idéntica, nada de “parecido razonable” ni “inspiración”, a una antigua melodía italiana compuesta por Rino Gaetano (1950-1981) titulada “Il cielo è sempre più blu” (El cielo es siempre más azul, 1975), que el fusilero ha hallado de forma inopinada en una selección reunida bajo el título de Sessant’8 e Poi…, con el subtítulo de Las canciones que han marcado una época de protesta, aunque en una versión interpretada por Leano Morelli.

En un ciberforo italiano sobre los Beatles, ForumFree, los participantes en su conjunto no dan crédito a que se trate de un plagio y, aunque reconocen el parecido, acuden a expresiones como “debo estar paranoico”, “no lo creo”, “no se parecen tanto”, “seguro fue sin querer”, “no creo que conozca la canción de Gaetano”, “sinceramente nunca había oído la versión italiana”, “son similares, pero no iguales”, “tienen una vaga similitud”, “es improbable que Paul la conociera” y otras destinadas a justificar a la leyenda de Liverpool. ¿Acaso un “plagio inconsciente”, como el de Harrison?

Aquí ambas versiones:

Ha pasado un cuarto de siglo sin que los poseedores de los derechos de la canción del letrista y músico italiano, o sus deudos, hayan entablado juicio alguno contra McCartney, quien, por el contrario, a sus 76 años sigue produciendo y está por lanzar en septiembre el disco Egypt Station, además de unirse a un grupo de artistas que demanda cambios en las leyes de derechos de autor para garantizar que los creadores de contenido (música, cine o información) cobren por la consulta en las plataformas digitales, planteamiento rechazado hace unas horas por el Parlamento Europeo.


www.twitter.com/acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.