• Regístrate
Estás leyendo: Meade: un problema de logo
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 21:49 Hoy

Meade: un problema de logo

Publicidad
Publicidad

En el tránsito del siglo XX al XXI la canadiense Naomi Klein publicó un libro titulado No Logo, documentado ensayo en torno a la transformación de las firmas trasnacionales que pasaron de ofrecer productos a vender imagen y formas de vida, convertido en una bandera de la batalla contra los abusos de la clase empresarial de Occidente y la sociedad de consumo. Un auténtico banquete para los globalifóbicos.

El libro plantea un panorama de la resistencia a esas prácticas cuyo blanco es, de forma inevitable, el logotipo de la empresa. Algo así como lo que pasa en política y que en el caso del PRI ha metido en un dilema a su precandidato presidencial, José Antonio Meade, quien debe sortear el doble desafío de navegar con vela de independiente sin enfadar a la militancia priista, a la que él fue impuesto como abanderado aun con la apertura de candados en documentos partidistas.

El problema es el logo, la marca.

Meade sabe que, a diferencia de los rompimientos vividos en el propio PRI en las épocas de Luis Donaldo Colosio y Roberto Madrazo, así como los líos panistas cuando Felipe Calderón se le atravesó a Vicente Fox y ahora Ricardo Anaya al calderonismo en su conjunto, él ha podido, así sea con suertes de equilibrista, mantener la unidad de la élite priista, con dinosaurios y no dinosaurios alineados.

¿Eso le alcanzará? Porque ahora está en tercer lugar en las encuestas, más allá de toda la prudencia con que deban tomarse esas mediciones. Porque esa unidad, reflejada en actos simbólicos como reunirse con Manlio Fabio Beltrones y José Murat, Emilio Gamboa y Miguel Osorio, todo sonrisas y apapacho, trae otro filo: esos personajes representan una larga etapa de un PRI del que abjura una amplia franja de la población.

Lo que lleva a Meade de vuelta al problema de origen: la marca.

A diferencia de las empresas analizadas por Klein en su libro, la marca PRI va a la inversa en el acaparamiento de mercados y consumidores, en este caso estados y votantes, porque la resistencia se ha intensificado y mira hacia otros horizontes, otras marcas, e incluso hay la búsqueda de una opción sin logotipos, es decir, los independientes. Ahí en medio está atrapado hoy el ex secretario de Hacienda.

www.twitter.com/acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.