• Regístrate
Estás leyendo: Los Rolling Stones: medio siglo en fotos
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 14:35 Hoy

Fusilerías

Los Rolling Stones: medio siglo en fotos

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Fernando Aceves (Ciudad de México, 1965), quien ha disparado su cámara ante la élite del rock, dice que el punto álgido en la carrera de cualquier fotógrafo especializado en el giro es retratar a los Rolling Stones. “Después de eso ya no queda nada por hacer”. Él lo ha logrado varias veces desde 1994, cuando atestiguó el concierto de la banda en el estadio de los Gigantes de Nueva York, y después en Nueva Jersey, Montreal, Chicago y Ciudad de México, donde además de la tocada aquella enorme de la gira Voodoo Lounge, los tuvo a tiro durante la grabación de un video en el antiguo templo de San Lázaro.

El testimonio de esos episodios es parte del último capítulo del libro Rolling Stones 50x20, editado por Chris Murray para Insight Editions, publicado en septiembre de 2012 con motivo del medio siglo del grupo, con la colaboración de 20 fotógrafos de fama internacional que aportan más de 80 instantáneas, tanto en blanco y negro como en color, que documentan la trayectoria de esta que llaman “la banda más grande de todos los tiempos” y que tomó su nombre de una rolita de Muddy Waters. La adquisición del volumen se lo debo al colega Jorge Rangel, uno de los siervos más leales de las Piedras Rodantes.

Richard Harrington escribe en el prólogo que no sorprende la atracción que la banda ha ejercido siempre sobre los fotógrafos porque su estilo, audaz y electrizante, es como su música: verlos es oírlos y sus imágenes son auténticas bandas sonoras. Acaso el aspecto por eso ha sido determinante y parte del atractivo inicial del grupo y de su líder y voz, Mick Jagger, ese “híbrido más famoso del rock, mitad gallo, mitad sátiro”.

Chris Murray comparte en la introducción del libro que en su época de estudiante en un instituto de Manhattan acudió con un amigo a un concierto de Ray Charles al célebre Carnegie Hall y cuando salían recibieron una tarjeta con el anuncio del siguiente concierto programado: “La nueva sensación británica, los Rolling Stones”. Recuerda: “No había visto ni oído nada igual desde Elvis. La denominada invasión británica estaba en marcha, pero fue el primer grupo con ese origen al que vi transformar el blues y el R&B americano en rock. (…) Han pasado casi 50 años, pero nunca olvidaré la sensación tan increíble de esos conciertos. Lo cambió todo”.

El primer capítulo corresponde a Gus Coral, quien se lanzó a Cardiff a conocer al nuevo grupo: “Estuve en un lateral del escenario. Tenía acceso completo. En aquella época no se preocupaban por la seguridad. No había guardaespaldas ni nadie que te impidiera acceder a zonas determinadas. Allí estaba yo con mi cámara y el camino despejado”. Y sí, ahí están capturados en el tiempo los chavitos Bill Wyman en el bajo, Brian Jones con la armónica y Jagger en la voz, todos con saco de cuadritos, prenda que desaparece en la siguiente imagen con los dos últimos luciendo chaleco y agradeciendo a la concurrencia.

El banquete fotográfico es suculento. También figuran, por supuesto, el guitarrista Keith Richards, el baterista Charlie Watts, Jagger con James Brown y su gran copete capturados, por el lente de Bob Denis, y más adelante el propio cantante con el gran Jimi Hendrix en un blanco y negro de Eddie Kramer en el Madison Square Garden de Nueva York, fechado en 1969.

Michael Cooper los retrató en la mítica zona de Stonehenge en 1968, Michael Putland con Bob Marley 10 años después y Bob Gruen con Andy Warhol, quien algo tuvo que ver con el logotipo famoso de la lengua. Ya en el ocaso de los 70, Mark Weiss comienza a capturar el esplendor colorido de la banda en Filadelfia, Connecticut y Toronto. Dice Ross Halfin sobre una instantánea a Keith Richards, 1992, en Dinamarca: “Me sorprendió mucho cuando apareció, ya que llegó antes de tiempo, pero no le importó esperar mientras yo terminaba los preparativos. Tenía 15 minutos para hacerlo. Cooperó y me ayudó en todo momento. ¿Qué más se puede decir? Es Keith, la persona más fácil de fotografiar. Siempre es magnífico”.

Como decíamos arriba, Aceves cierra el libro con una selección en la que figura un tiro vertical con Jagger y Richards en el Foro Sol fechado en 1998. En el epílogo, Chris Solewicz escribe: “Cincuenta años después de sus humildes orígenes en pequeños clubes de Londres, los Rolling Stones siguen siendo omnipresentes y su imagen se ha inmortalizado. No podemos evitar preguntarnos qué pensaría Brian Jones (1942-1969) del colosal monstruo en el que se ha convertido el grupo que fundó”.

Un vistazo a un libro fundamental en el cumple 75 de Jagger.

www.twitter.com/acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.