• Regístrate
Estás leyendo: La CNTE aprieta y todos la siguen
Comparte esta noticia
Miércoles , 22.08.2018 / 03:25 Hoy

Fusilerías

La CNTE aprieta y todos la siguen

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Excesos, sofismas y hasta delitos aparte, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación sostuvo su lucha contra la reforma educativa, se echó a cuestas el activismo y expuso a sus dirigentes, dos de ellos en la cárcel, y obligó al gobierno federal a reajustar su discurso de que la ley no se negocia, pues, con matices, ya reconoció en un documento oficial que las propuestas de los disidentes deben ser incluidas en el modelo “definitivo”.

Si la ley no se negocia y tampoco hay marcha atrás en la transformación de la educación, entonces cómo es que se abre una nueva fase de diálogo para incluir los puntos de vista de los detractores para adecuar un modelo que, nos habían dicho las autoridades, era ya inamovible y solo quedaba aplicarlo en todos los estados.

Tan es negociable, que después de la señal de cesión de la Secretaría de Gobernación frente al endurecimiento de las protestas de la CNTE, ilustrada en la respuesta que dio el martes por la noche, un actor indispensable revivió y se apuntó para encabezar él algunos ajustes determinantes que la disidencia ha demandado. Es el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, titular del contrato colectivo, que salió de las sombras para hacer suyas las exigencias de sus opositores y de paso le dio escaparate al marginado Aurelio Nuño, mandamás de la SEP.

Mientras Juan Díaz de la Torre, jefe del SNTE, ya negocia con el gobierno federal la eliminación de los castigos a quienes fallaron en la evaluación magisterial y el perdón a los maestros faltistas despedidos, para apuntarse el logro gremial, otros que se colgaron ya de la señal del gobierno son el PRD y Morena, cuyos legisladores se aprestan a preparar iniciativas para meterle mano a la hasta hace unos días inamovible reforma educativa.

Hay que recordar que Elba Esther Gordillo, quien se oponía como lideresa sindical a la reforma “solo por una palabra” que estorbaba, aquella que condicionaba la “permanencia” del maestro a aprobar las evaluaciones, sigue encarcelada. Pero hoy que, llámelo usted debilidad o distensión, Gobernación ha dado la señal de que sí puede haber cambios al modelo, todos se quieren colgar la medallita. La bondad o el desastre que implique la adecuación es otro tema, pero será responsabilidad, sobre todo, de la CNTE.

www.twitter.com/acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.