• Regístrate
Estás leyendo: Irvine Welsh y el 'brexit'
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 07:47 Hoy

Fusilerías

Irvine Welsh y el 'brexit'

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Como personaje de algún relato de su aclamado recuento The Acid House, Irvine Welsh es un peleador callejero que gusta de subirse al ring de Twitter para lanzarse a batallas de todo sesgo, del futbol y la eliminación de Inglaterra en la Eurocopa de Naciones al referendo brexit y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Cultiva la confrontación y admite enfrascarse en no pocos duelos con sus seguidores, que en las redes sociales más que ser una cofradía tipo Trainspotting, novela emblemática del autor, adquieren las formas de una Hidra que escupe veneno a la menor provocación. Nada con lo que no pueda lidiar el escritor.

Una vez consumada la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, Welsh resumió desde su cuenta: "La gente no debe tener problemas con que Escocia se quede en Europa o Inglaterra se vaya. Así votó. Se llama democracia". Tampoco le sorprendió el desenlace, pues argumenta que "la gente siempre vota contra sus intereses: pobre educación, propaganda, etcétera". Pero en democracia, plantea, hay que aceptarlo.

Cree que los conservadores británicos encabezados por David Cameron, quien ya le puso fecha a su salida del gobierno, han destruido literalmente el país, aunque cuando mira al otro bando se dice "absolutamente convencido" de que no hay nada en la faz de la Tierra que el Partido Laborista no pueda arruinar por completo.

Sí, señores, la democracia, que ya muchos han etiquetado como el menos imperfecto de los sistemas de gobierno, legado por los griegos del ágora de Atenas. Acaso por eso Platón, después de la ejecución de Sócrates, la consideraba un régimen estructuralmente corrupto, pero no porque lo fueran los políticos, sino porque es un sistema basado en la retórica y el comercio de opiniones que carece de defensas contra la demagogia.

Así lo percibió un grupo de figuras del arte británico que lanzó una fallida campaña por el remain (quedarse en la UE), entre ellos John Hurt, Jude Law, Keira Knightley, Helena Bonham-Carter, Danny Boyle y John Le Carré. Ahora los efectos nocivos que aventuran los economistas, más los llamados a mirar lo que sucedió en los Balcanes, abren otro debate sobre las virtudes de la democracia.

www.twitter.com/acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.