• Regístrate
Estás leyendo: Lo que vale un gran entrenador
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 16:17 Hoy

Lo que vale un gran entrenador

Publicidad
Publicidad

Para los aficionados de Pittsburgh en México.


Siempre he sostenido que si Ben Rothlisberger hubiera jugado con Nueva Inglaterra en la era de Bill Belichick, tendría los mismos anillos de Super Bowl que ostenta Tom Brady, si no es que más.

Como es una apreciación personal, está sujeta a debate y no pretendo hacerla una afirmación. Sin embargo, lo ocurrido este fin de semana me recordó la enorme diferencia entre un genio como Bellichick y un entrenador más como lo es Mike Tomlin.

Cuando Pittsburgh se colocó a una anotación de Jacksonville faltando dos minutos y 18 segundos de partido, los comentaristas de televisión señalaron que era el momento de una patada corta. Yo lo entendería si a Pittsburgh no le quedaran tiempos fuera o el reloj tuviera menos de un minuto.

Pero cuando tienes la posibilidad de detener el reloj dos veces más la pausa de los dos minutos, era obvio que la apuesta tenía que ser patear largo y apostar a que tu defensiva no permitiera un primero y diez para tener una última oportunidad con poco menos de dos minutos en el reloj.

Pero no fue así. Tomlin consideró que su defensiva no podría detenerlos y que era mejor patear corto. El resultado fue desastroso: los Jaguares quedaron dentro de la yarda 40 de Pittsburgh y sin tener la necesidad de conseguir un primero y diez, metieron un gol de campo y sellaron el partido.

Prueba de que el tiempo era más que suficiente, es que después de ese gol de campo Pittsburgh tuvo el balón y con menos de dos minutos logró una anotación de seis puntos. No obstante, gracias al error de Tomlin o a su falta de confianza hacia su defensa, los Steelers ya no requerían una sola anotación sino dos. Algo imposible de lograr.

De esta forma, los 5 pases de TD de Big Ben y sus 42 puntos fueron insuficientes para poder llegar al Juego de Campeonato. Y aquí mi pregunta es: ¿Tom Brady hubiera podido anotar 48 puntos en un partido así para lograr la victoria?

Hoy Tomlin puede reclamarle a su coordinador defensivo por permitir tantos puntos a los Jaguares, pero también, sus propios defensivos pueden dejarle claro que el mensaje que les dio al mandar una patada corta es de una absoluta desconfianza a su trabajo.

Y ante eso me quedo con la decisión de Bill Belichick en el Super Bowl ante Seattle cuando los Halcones al tener primero y gol con menos de un minuto en el reloj, los comentaristas decían que era mejor dejarlos anotar para darle de nuevo el balón a Tom Brady, o pedir un tiempo fuera en cada acarreo por si llegaban a anotar tener todavía algo de tiempo para una última ofensiva.

¿Y que hizo Belichick? Dejó correr el tiempo y le envió la presión al rival. En segunda oportunidad con solo 24 segundos en el reloj, Nueva Inglaterra interceptó y ganó el partido.

Un entrenador que creyó en su equipo y otro que no solo no creyó, sino que además mandó la jugada más absurda que podía hacer. Casi tan absurda como lo que hizo el profundo de Nueva Orleans en la última jugada del partido contra Minnesota, y que también le costó a Drew Brees, no poder jugar la antesala del Super Bowl.

Por eso seguiré pensando cada partido que QB de primer nivel hay cinco o seis en la Liga, pero entrenadores como Belichick solo hay uno. Así de fácil.

Twitter@ACC_Castillo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.