• Regístrate
Estás leyendo: El nuevo dilema de Filadelfia
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 02:31 Hoy

El nuevo dilema de Filadelfia

Publicidad
Publicidad

Para mi querido Paco Rojas, víctima de un cobarde atentado en Cuautitlán Izcalli


Cuando Carson Wentz, quarterback titular de las Águilas de Filadelfia, se lesionó al final de la temporada regular pensé que el “arrojo” o “imprudencia” de un QB al buscar una anotación por tierra (esa jugada arriesgada le ocasionó una ruptura de ligamentos en la rodilla) había terminado con las aspiraciones de Filadelfia. Mi referente era otro gran equipo, Green Bay, que ante la lesión de su pasador, Aaron Rodgers, semanas atrás, convirtió a los Empacadores, de un serio aspirante al Super Bowl, en un equipo más.

Pero a diferencia de Green Bay, Filadelfia contó con un mariscal de campo suplente que ya quisieran tener como titular la mayoría de los equipos de la NFL. Y partido a partido demostró que tenía el aplomo y el talento para terminar la tarea que dejó inconclusa Carson Wentz.

En el Juego de Campeonato de la NFC contra los Vikingos de Minnesota, Nick Foles dio una cátedra reservada para un QB propio del Salón de la Fama; no obstante, los escépticos analistas seguían diciendo que dicha faena obedeció a que en todo momento, salvo al inicio del partido, las Águilas de Filadelfia habían estado muy por arriba de su rival, tanto en las estadísticas como en el marcador.

Estos mismos analistas decían que ya en un Super Bowl, o en un escenario de desventaja, o contra un rival muy superior, como en el papel lucían los Patriotas, Nick Foles demostraría más los antecedentes de sus últimos seis años que sus juegos de postemporada.

Pero como en el deporte no hay nada escrito, Nick Foles volvió a probar que lo suyo no era una casualidad o un golpe de suerte y que su fe terminó siendo más grande que las apuestas en Las Vegas. De esta forma el hombre que pensó en convertirse en pastor de la iglesia hace un par de años, ahora es el ídolo que le dio a la ciudad de Filadelfia su primer campeonato de NFL desde 1960.

Una vez pasada la gloria de la victoria, los analistas se preguntan ahora qué debe hacer Filadelfia: ¿Dejar a Nick Foles como titular, mandarlo de nuevo a la banca con un salario de titular o venderlo caro a otro equipo? Este dilema ya lo tuvo alguna vez Nueva Inglaterra con Drew Bledsoe y Tom Brady; San Diego con Drew Brees y Philip Rivers; Indianápolis con Peyton Manning y Andrew Luck; y Dallas con Tony Romo y Dak Prescott.

Sin embargo, en estos casos el suplente era el novato y no el icono del equipo en el inicio de su ocaso (salvo Drew Brees, quien jugó todavía mejor en Nueva Orleans). En el caso de Filadelfia es el resurgimiento de un hombre de casi 30 años contra el QB de segundo año que iba en camino a ser el MVP de la Liga.

La lógica dice que debe regresar Carson Wentz. Más allá de ser una decisión compleja, muchos equipos quisieran tener esa encrucijada entre dos enormes mariscales de campo, y no tenerse que conformar con un pasador que difícilmente los llevará a la postemporada.

LAS DEFENSIVAS Y LOS CAMPEONATOS

Dicen que las ofensivas llenan estadios y las defensivas ganan campeonatos. ¿Qué dirán ahora los Pats cuando en todo el partido Nueva Inglaterra no utilizó a su pateador de despeje?

FRANCISCO ROJAS SAN ROMÁN

Conocí a Paco Rojas en 2008 cuando era subprocurador regional en el Estado de México y él era un empresario filántropo en la región de Cuautitlán Izcalli. Hombre brillante, en su momento perdió un brazo en la lucha contra el cáncer, siempre quiso ser presidente municipal de su tierra. El domingo era su registro; sin embargo, un artero y cobarde atentado lo privó de su sueño. Ahora lucha por volver a caminar ante el impacto de la bala en la espina dorsal. Mis oraciones para él y su familia.

Twitter@ACC_Castillo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.