• Regístrate
Estás leyendo: Linchamientos en Hidalgo, (in)justicia social o desconfianza institucional
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 05:57 Hoy

Voz Ciudadana

Linchamientos en Hidalgo, (in)justicia social o desconfianza institucional

Alfredo Alcalá Montaño

Publicidad
Publicidad

Hidalgo ha sido noticia a nivel nacional, durante los últimos meses, derivado de la percepción de inseguridad y desconfianza institucional.

Al grado que la ciudadanía no confía, o se niega a creer en la buena funcionalidad, legalidad, transparencia, imparcialidad y objetividad de la procuración de justicia e impartición de justicia.

LINCHAMIENTOS EN HIDALGO

Tan solo en lo que va del año, se han registrado tres linchamientos (uno quedo en intento), el primero en Mineral de la Reforma, en el Fraccionamiento Hacienda Margaritas, ocurrida el 4 de mayo, por intento de robo a casa habitación.

Otro muy grave, se presentó el 2 de julio en Tlaxcoapan, dos personas fueron linchadas con acusaciones de plagio, ahí murió una persona a causa de los golpes, jamás sabremos si era culpable o no, la persona ya no puede dar su versión.

El caso más reciente ocurrió el pasado miércoles 24 de agosto en Actopan, hechos que se dieron casi frente a la presidencia municipal, cuya persona que fue acusada de robar una maleta, fue atada, violentada y golpeada.

Además, en no pocos puntos del estado, la población ha colocado mantas, en las que advierten que se harán justicia por su propia mano (es decir, lincharan de acuerdo a su propio criterio).

Sin embargo, no podemos exigir justicia, utilizando la violencia extrema, porque pasamos de victimas a victimarios. Debemos actuar bajo el irrestricto respeto a los derechos humanos y, sobre todo, el respeto a la vida, integridad y dignidad de las personas.

Es momento de cultivar una cultura de la legalidad, claro está, que si alguien comete un delito, debe ser procesada, y aplicársele el máximo rigor, y sanción. Pero todo presunto acto delictivo, debe resolverse a través de una vía civilizada.

¿QUIÉN DEBE IMPARTIR JUSTICIA?

Ahora la interrogante es, ¿quién debe impartir justicia?, el Estado, entendido como el ente que tiene el monopolio de la fuerza pública legitima, la cual debe ser utilizada para garantizar la convivencia armónica de la sociedad, la calidad de vida, así como la dignidad de las personas. Cuyos poderes supremos son, Poder legislativo: quien crea las normas y leyes; Poder Ejecutivo: ejecuta las leyes y procura la justicia (ejército, policías, y ministerios públicos), y el Poder Judicial, Ministros, magistrados y jueces, quienes son los que imparten justicia.

Es decir, cuando en una sociedad se habla de 99% de impunidad, -de acuerdo al Índice Global de Impunidad de México (IGI Mex), realizado por la Universidad de las Américas Puebla-, la crisis de legitimidad y confianza institucional, es transversal y sistémica.

Esto ha derivado en que 99 de cada 100 delitos en México, quedan impunes; si alguien comete un delito (sea desde robarse una cartera, hasta el mal uso de los recursos públicos), tiene el 99% de posibilidades, de que no pase nada. Esta situación es preocupante, porqué la impunidad crece, al cruzar todas las esferas del poder supremo del Estado.

Primero, Poder Legislativo, lugar donde se elaboran las leyes (las cuales deben emanar de la sociedad, es decir las y los legisladores deben escuchar y canalizar las demandas de la sociedad, para construir un marco legal adecuado, lo que prácticamente no ocurre.

En segundo lugar, están los Poderes Ejecutivos (gobernantes), quien deben actuar respetando la ley, la cual fue elaborada por la misma clase política que está en el poder. Y por último, está el Poder Judicial cuyos ministros, jueces y magistrados, son electos por quienes legislan y gobiernan.

Y en todo este proceso, formalmente la ciudadanía participa, tan solo en la elección de quienes nos gobiernan y representan. Sin embargo, es claro que es un modelo democrático que ya no logra ser representativo, ni promueve una ciudadanía activa. En vez de crear una ciudadanía, proponiendo leyes, o incidiendo en los asuntos públicos, a través de la generación de políticas públicas, nos encontramos en un escenario, donde la única alternativa ante la desconfianza, es emplear la justicia por su propia mano, lo que pone en entredicho, todo el modelo de Estado. Ahora la ciudadanía busca hacer justicia por su propia mano, cuando lo que debemos hacer, no es suplantar a las instituciones, sino hacer funcionar las instituciones del estado.

No podemos estar en contra del abuso de autoridad y violencia desmedida, cuando en un linchamiento, sucede lo mismo. Por supuesto nos enoja y nos molesta cuando alguien altera nuestra vidas, sea con un robo, un acto violento, que nos afecte en lo personal, familiar o social. Pero no podemos ser nosotros mismos jueces y parte, porque también podemos equivocarnos y ser injustos o excesivos.

Debemos poner un alto a la violencia social e institucional, y con la misma fuerza y coraje, debemos alzar la voz ante toda injusticia, y jamás ceder el paso a los indignos.

POR ÚLTIMO, ¿Y LA CDHEH?

Hasta este momento Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo absorta, cuyo titular, el notario adscrito pareciera estar cómodo fuera de los reflectores, para no verse inmiscuido o cuestionado, y a su vez tener que fijar posturas institucionales, que pongan en evidencia el actuar de las instituciones encargadas de procurar e impartir justicia.

"Por una sociedad libre de discriminación y violencia"

Twitter: @alfreduam
alfreduam@yahoo.com.mx
FB: Alfredo Alcala Montaño
www.alfredoalcala.mex.tl

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.