• Regístrate
Estás leyendo: Entre desigualdad, pobreza y crisis humanitaria
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 21:59 Hoy

Voz Ciudadana

Entre desigualdad, pobreza y crisis humanitaria

Alfredo Alcalá Montaño

Publicidad
Publicidad

Los huracanes, los sismos y todo aquel desastre natural, es una oportunidad para apoyarnos, no solo como mexicanos, sino como personas. No son momentos de falsos nacionalismos o de oportunismos, son momentos de confiar y apoyar, para crecer como sociedad.

Somos México, pero sobre todo somos humanos que podemos apoyar a otros hermanos, y hermanas, que requieren nuestra solidaridad.

En estos momentos de crisis sale a relucir la fragilidad y la delgada línea entre desastre y pobreza, ya que la población pobre y vulnerable es aquella que resiente y sufre con mayor magnitud, los desastres naturales. Quienes ante un desastre natural lo pierden todo, y con ello se acentúa la distancia entre quienes lo tienen casi todo, y quienes se quedan con prácticamente nada.

Esta crisis humanitaria que viven algunas comunidades de nuestro país, debe ser el punto de inflexión, para darnos cuenta, que la desigualdad se ha convertido en un problema sistémico que debe ser atendido de manera transversal.

De acuerdo a los estudios de Oxfam México, las percepciones de los 12 millones de las y los mexicanos más ricos, equivalen al ingreso de los 84 millones de personas que viven en pobreza. Esto se traduce en una desigualdad de 23 veces más alta entre el nivel más bajo y el más alto de la población.

Otra manera de verlo es que 12 millones de las y los mexicanos más pobres concentran apenas 1.8 por ciento del ingreso total de los hogares, contra los 12 millones de más ricos, que concentran 36.6 por ciento del ingreso total, es decir una diferencia de 20.3 veces.

No importan el dato que se busque, el resultado es una amplia distancia entre quienes concentran el ingreso y la ganancia, y quienes concentran el trabajo y la pobreza.

Si bien la desigualdad es una problemática global, no debemos perder de vista que la corrupción agrava este mal, por ejemplo, los 35 mil 421 millones de pesos que se estima desvió Javier Duarte, ex gobernador corrupto de Veracruz, equivalen al ingreso de los 12 millones de personas más pobres en nuestro país.

Eso tan solo, tomando el caso de un gobernador, quien desvió recursos públicos para beneficio personal, siendo un claro ejemplo de que todo peso desviado, afecta y atenta directamente la calidad de vida de la ciudadanía, acrecentando la vulnerabilidad de las familias pobres.

Sociedad civil ante los desastres

Hasta el momento las autoridades han confirmado la muerte de al menos 98 personas, 14 inmuebles dañados y más de 2 millones 300 mil personas están damnificadas, de ellas en Oaxaca hay 800 mil personas damnificadas y en Chiapas millón y medio.

Derivado del sismo ocurrido el pasado 7 de septiembre a las 23:49 horas, el mayor desde que se tiene registro en México, con una magnitud de 8.2 en la escala de Richter, ubicándose el epicentro a 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, Chiapas, que tuvo en dos días más de 721 réplicas.

En Chiapas se registraron daños a 10 tramos carreteros, cuatro puentes y cuatro hospitales, además de deslaves ligeros. En Tabasco, dos bebés murieron en el Hospital Pediátrico; en Puebla se reportaron daños materiales y afectaciones a la infraestructura; en Veracruz se reportaron daños; en el Estado de México se reportan afectaciones en 128 escuelas, 18 hospitales, y casas.

En la Ciudad de México no se registraron daños mayores, sin embargo, 114 colonias registraron fallas eléctricas y se reportó un edificio con daños estructurales en la Colonia Doctores.

El gobierno mexicano declaró Emergencia en 122 municipios de Chiapas y 42 de Oaxaca, con lo que se activó el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), por otro lado, el Plan DNIII se activó en Oaxaca, Chiapas, Estado de México y Veracruz.

Las clases de todos los niveles educativos fueron suspendidas en 11 estados: Ciudad de México, Estado de México, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Tabasco y Morelos. Y tal como ocurrió hace 32 años con el sismo de aquel lamentable 19 de septiembre de 1985, la sociedad civil mexicana se ha movilizado para sumarse a las tareas de apoyo y rescate.

Siendo un caso interesante el de Oxfam México, cuya organización ha respondido a emergencias humanitarias en nuestro país como en otras partes del mundo.

Resaltando que su trabajo lo realizan bajo1 un enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género. Sus acciones se han enfocado en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

El trabajo de Oxfam busca que las personas afectadas puedan hacer valer sus derechos en una situación de crisis y que tengan acceso a información necesaria para tomar decisiones sobre su futuro, trabajando, parque se cumplan los principios y normas humanitarias internacionales.

Es momento de crear una adecuada estrategia corresponsable de incidencia humanitaria y poner de relieve el vínculo entre la desigualdad, corrupción y los desastres naturales.

“Por una sociedad libre de discriminación y violencia”

Twitter: @alfreduam
alfreduam@yahoo.com.mx
FB: Alfredo Alcala Montaño
www.alfredoalcala.mex.tl

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.