• Regístrate
Estás leyendo: Elecciones 2016: En Hidalgo, Año Nuevo o viejas promesas
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 13:07 Hoy

Voz Ciudadana

Elecciones 2016: En Hidalgo, Año Nuevo o viejas promesas

Alfredo Alcalá Montaño

Publicidad
Publicidad

Se terminó el 2015 y después de 365 días aún queda mucho que erradicar para alcanzar una sociedad más justa e igualitaria.

Los avances en materia de igualdad social, corrupción e impunidad son sin duda, el principal reto para este 2016.

Este año que inicia es crucial para nuestra entidad, ya que elegiremos a quien nos habrá de representar y/o gobernar, es una oportunidad histórica para impulsar relevos generacionales, necesitamos una clase política revitalizada, sería, comprometida, sin vicios (en todo sentido), que esté dispuesta a gobernar desde abajo, sin dispendios, sin guaruras, sin choferes, sin lujos, sin la necesidad de creerse superiores tan solo por estar en un cargo.

No queremos que nos gobierne o represente alguien, con vínculos con las elites políticas o económicas, necesitamos alguien comprometido con las personas DE A PÍE, alguien que literal conozca, viva y sienta su estado, sobre todo sus necesidades.

Ya que las necesidades de arriba son distintas a las necesidades de los de abajo, quienes padecen cada vez que se les ocurre aumentar el transporte púbico, a pesar de que no tiene justificación alguna, máxime cuando van a bajar los costos de la gasolina, que fue durante muchos años el pretexto de los concesionarios, quienes se han adueñado del transporte público.

ELECCIONES 2016 EN HIDALGO, ELECCIONES DESDE ABAJO

Es momento que los partidos y sus candidatos aprendan a respetar la democracia y quienes la han construido.

No queremos diputados o diputadas que voten contra sus propuestas (la mayoría, perfectas y utópicas), sobre todo, no queremos que voten en contra de las necesidades sociales.

Hoy con tanto el elevado (y no justificable) costo del transporte público, queda claro que en Hidalgo nos alejamos de un estado de bienestar, para acercarnos a un estado que desprotege los derechos sociales, o acaso quienes decidieron aumentar el pasaje, utilizan de manera diaria, el transporte público.

Los gobiernos municipales tendrán que dar contenido real a conceptos ya devaluados, como transparencia, combate a la corrupción o buen gobierno, y al mismo tiempo impulsar una nueva agenda de innovaciones democráticas, donde la integridad personal, se traslade a lo institucional, y sobre todo el control ciudadano sobre los gobiernos sean la norma.

La ciudadanía deberá optar por gobiernos plurales que impulsen la coordinación, cooperación, transparencia, rendición de cuentas, participación, inclusión y justicia social, ética pública y dignidad.

En definitiva, necesitamos un gobierno que demuestre que dejará fuera las viejas y anquilosadas patologías institucionales, actitudes prepotentes y sobre todo los reiterados actos de influyentísmo, amiguismo, compadrazgo, y en general de toda acción de corrupción política. Y el mejor antídoto, es salir a votar y premiar a quien lo hace bien o castigar a quien lo hizo y lo hace mal.

El primer paso para acabar con la corrupción política es negarle nuestro voto a quien no está trabajando en beneficio social, y en cambio trabaja para enriquecerse y favorecerse del poder.

Por eso necesitamos topes salariales para la clase política gobernante, y sobre todo recortar al máximo, el financiamiento público a los partidos políticos.

Este año puede ser el día en que la militancia partidaria luche por que sus partidos, realicen procesos democráticos para elegir a sus candidatos o candidatas, es ahí donde inicia la democracia.

Es importante canalizar, a través de las mejores propuestas, a quienes deberán transferir las demandas y necesidades, que no son pocas y que son manifiestas en todas y cada una de las movilizaciones sociales.

Las presidencias municipales son las administraciones más próximas a la ciudadanía y por ello, son esenciales para garantizar un nivel óptimo en los servicios públicos, que aseguren la equidad social y se pueda aspirar a una efectiva igualdad de oportunidades para todas y todos, más allá de su origen social, situación económica o de si vive en un entorno urbano o rural.

Por eso la Voz Ciudadana dice #NoAlAumentoDePasaje, porque seguimos en crisis económica, situación que mantiene a muchas personas en una situación de práctica indefensión.

El aumento del pasaje por citar un ejemplo, seguirá perpetuando la desigualdad, promovida desde arriba, ya que serán los de abajo, lo de a píe, los más afectados por un aumento al costo del transporte público.

En suma, se requiere de una verdadera Agenda Local para el cambio, construida desde abajo, un cambio que ha de poner en manos de la ciudadanía y bajo la lupa, a las Administraciones públicas.

Porque los gobierno municipales o estatal, no le pertenecen a un partido político, a una familia, o a un grupo en específico, los gobiernos son de todas y todos.

En Hidalgo debemos decir adiós a las viejas promesas. No dejemos en unas cuantas manos el futuro de todas y todos, el próximo domingo 5 de junio, todas y todos salgamos a votar.

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”.

Twitter: @alfreduam

alfreduam@yahoo.com.mx

FB: Alfredo Alcala Montaño

www.alfredoalcala.mex.tl

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.