• Regístrate
Estás leyendo: Más allá de Trump y su muro: no más TLC, sí al campo y al comercio justo
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 06:31 Hoy

Voz Ciudadana

Más allá de Trump y su muro: no más TLC, sí al campo y al comercio justo

Alfredo Alcalá Montaño

Publicidad
Publicidad

México dejo de mirar hacia el sur, y solo pensó en el norte, sobre todo a partir del año 2000. Ahora es momento de recuperar el liderazgo latinoamericano.

Se ha privilegiado en los acuerdos entre países el libre tránsito de mercancías, pero no el libre tránsito de personas, como quedo establecido en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre Canadá, Estados Unidos y México.

En dicho tratado siempre quedo estipulado que era más valioso cualquier tipo de mercancía, que las personas.

La frontera con Estados Unidos se abrió, pero solo para las mercancías, la humanidad, quedo ignorada y desvalorizada.

TLCAN Y POBREZA EN MÉXICO

Claramente el TLCAN genero grandes ganancias y beneficios, pero solo para unos cuantos. Al abrir las fronteras, se fomentó que las fábricas y maquiladoras instaladas en Estados Unidos, se vivieran hacia México, ya que la mano de obra era más barata, y con mejores condiciones de explotación, con la ventaja de tener un fuerte control sobre los gobiernos en México, los cuales, después de la crisis económica de 1994 y el posterior rescate que hizo Estados Unidos, nuestro país quedo con las manos atadas, al vaivén político y económico estadounidense.

De esta manera se agravó la migración y abandono del campo, hacia las ciudades maquiladoras, cuyos efectos sobre el sector agrícola en México ha sido devastador, al grado que hemos perdido nuestra soberanía alimentaria, al ritmo actual, para el año 2030, el 80% de los alimentos que consumimos, vendrán del exterior.

Como vemos, el TLCAN, ha generado grandes ganancias, pero solo han sido para unos cuantos.

Gracias al TLCAN hemos perdido soberanía alimentaria, ya ni siquiera producimos el maíz que consumimos, y ahora dos de cada tres personas que viven en pobreza extrema están en el campo.

Un estudio realizado por la Universidad de Chapingo y el Centro de Estudios Estratégicos Nacionales, menciona que la pobreza en el medio rural afecta al 81.5% de la población, y la pobreza extrema alcanza al 55.3%.

Es momento de fortalecer el campo mexicano.

NO MÁS TLC, Sí AL CAMPO Y AL COMERCIO JUSTO

Una de las principales propuestas es recuperar nuestra soberanía alimentaria. Gobierno y sociedad civil, junto con los sectores económicos, deben hacer alianzas para impulsar campañas y proyectos que promuevan y fortalezcan el mercado interno mexicano. Que podemos hacer:

• Consumir productos elaborados en el país.

• Evitar productos importados, cuyos impuestos aduaneros elevaran su costo.

• Retomar la compra de productos en los mercados, ya que se tiene mayor cercanía con las y los productores locales.

• Consumir productos caseros y comprar en los pequeños negocios, empresas locales y familiares. Cada vez quedan menos tienditas familiares, muchas de ellas sustituidas por cadenas comerciales cuyo costo para la economía es mayor, ya que toda ganancia se concentra en unas cuantas manos.

• Tratar de consumir alimentos frescos y saludables (no congelados e importados). De esta manera, no solo apoyamos a los pequeños productores, también cuidamos nuestra salud.

• Por otro lado, se requiere un mayor compromiso de los pequeños productores, empresarios locales para tener productos de mejor calidad, en beneficio de su propio entorno.

• Favorecer el surgimiento y consumo de empresas cooperativas, para que las ganancias sean compartidas de manera equitativa, y no de manera desigual.

QUE PUEDEN HACER LOS GOBIERNOS:

• Promover un aumento significativo del salario mínimo, para consumir más productos locales.

• Claridad en el etiquetado de los productos, para saber de dónde vienen, conque y como se elaboraron.

• Que toda compra gubernamental, (siempre y cuando existe una oferta del mismo), sea realice en primer lugar, con productores locales, después regionales y nacionales. Para cuestiones fiscales, deberá apoyarse a los productores y empresarios locales a estar plenamente regularizados ante la SHCP.

• Es momento de impulsar la creación de verdaderos mercados locales, establecidos y regulados, (para evitar el ambulantaje, liderados por personajes partidarios), en los cuales se promoverá el comercio justo y así fortalecer la economía campesina.

• Apoyar e incentivar a las PYMES que ofertan alimentos saludables, orgánicos, y con materia prima local.

• Se debe promover el consumo de productos de la industria nacional, siempre y cuando compre insumos nacionales.

• Para ello se deberá crear un portal gubernamental con un listado de todos los productos, empresas e industrias, que estén comprometidas, con el campo, la soberanía alimentaria, y por favorecer a la economía local.

• Y porque lo hecho en México, no significa que los insumos sean locales, “se deberá establecer en el etiquetado, el porcentaje de insumos nacionales”.

No se trata solo de hacer un boicot hacías las empresas de Donald Trump, o contra ciertas transnacionales. Lo importante es tener un consumo sano y responsable todo el tiempo, además de pensar en la economía local.

Tan explotador y avaricioso puede ser un empresario estadounidense como uno mexicano. Hay que apoyar al hermano, al amigo al vecino, al cercano.

Grandes empresas implican grandes negocios y grandes ganancias, para solo unos cuantos. Por eso a grandes ganancias, que paguen mayores impuestos.

También se requiere implica una lucha frontal contra la corrupción, para que nuestro dinero no termine en manos de políticos corruptos como Javier Duarte, exgobernador sinvergüenza prófugo.

“Por una sociedad libre de discriminación y violencia”

Twitter: @alfreduam
alfreduam@yahoo.com.mx
FB: Alfredo Alcala Montaño
www.alfredoalcala.mex.tl

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.