• Regístrate
Estás leyendo: Voto universal: eje para transformar al SNTE
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 14:25 Hoy

Apuntes pedagógicos

Voto universal: eje para transformar al SNTE

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

El contexto político-sindical que vive actualmente el magisterio no ajeno a otros momentos de la historia. Las constantes son las mismas: reivindicación de las condiciones laborales de los trabajadores de la educación, lucha por el poder, resistencia, democracia sindical, entre otras. El debilitamiento del sindicalismo frente al modelo neoliberal que ha imperado en México y en países de América Latina, explican en parte la decadencia en la situación laboral y de vida del magisterio. Y es precisamente en la coyuntura política actual, bajo la consigna y pensamiento de una cuarta transformación para México, que los grupos político-sindicales se “reacomodan” y/ reordenan a las circunstancias. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) manteniendo su línea política de disidencia, resistencia y búsqueda de democratización sindical, pero en un contexto de escucha y diálogo que les es más favorable que años anteriores. La dirigencias nacional y seccionales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con la “camaleónica” costumbre de alineación y corporativismo a los grupos en el poder, bajo la consigna de que es quien legítimamente representa al magisterio. Y Maestros por México (MXM), grupo político-sindical gordillista que busca la recuperación del poder sindical y alineando su discurso (también de manera camaleónica) hacia un posicionamiento y prácticas democráticas, inexistentes por cierto, cuando Gordillo estuvo al frente del SNTE durante más de dos décadas.

Frente a esta segmentación del SNTE (prevaleciente por muchos años) conviene preguntarse ¿qué rumbo debe tomar en el contexto de las condiciones sociopolíticas actuales y de la reconfiguración magisterial que se ha dado en los últimos años? Las voces que dan respuesta, no se quedado calladas y se dejan escuchar en la expresión de VOTO UNIVERSAL, DIRECTO, NOMINAL y DEMOCRÁTICO. Una propuesta que por cierto, hizo el Movimiento Democrático Nuevo Sindicalismo (MDNS) hace más de veinte años, rechazada y cuestionada entonces por los gordillistas que dominaban el SNTE. Hoy en día, la memoria histórica parece olvidada y la propuesta se presenta como algo nuevo.

La transformación del SNTE debe ser una realidad. Alejada de los discursos retóricos, arribistas y convenencieros. El VOTO UNIVERSAL debe ser valorado en todas sus implicaciones. Significa la posibilidad de reafirmar y consolidar los posicionamientos y perspectivas individuales, y construir colectividades en direcciones semejantes, que permita el análisis, debate y toma de decisiones de una forma pensada y razonada. El VOTO UNIVERSAL no debe ser contaminado por los caudillismos y liderazgos iluminados, por el contrario debe ser una acción democrática alejada de la coacción y la coerción. Y por supuesto, el VOTO UNIVERSAL debe erradicar todo intento de corporativismo.

El VOTO UNIVERSAL
se constituye entonces en una ruptura de la cultura sindical que se ha mantenido por décadas. Los Congresos sindicales por años han sido espacios electoreros, de mantenimiento del poder bajo el esquema y consignas de “unidad”. Estas prácticas no tuvieron más consecuencia el corporativismo, sumisión a la autoridad y decadencia de la condición laboral de los trabajadores de la educación. El VOTO UNIVERSAL, cómo acción democrática, debe tener como consigna principal la construcción de un proyecto sindical colectivo, cuya esencia sea la defensa de los intereses de los trabajadores en relación a sus condiciones de empleo y trabajo. Un proyecto sindical que responda a la configuración actual de un magisterio que ha tenido avance en su formación y profesionalización.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.