• Regístrate
Estás leyendo: Tres aportes sobre supervisión escolar
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 01:50 Hoy

Apuntes pedagógicos

Tres aportes sobre supervisión escolar

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

La investigación en el campo de la gestión escolar es cada día más relevante, en el caso de México, dentro de ella los estudios en, para y sobre la supervisión escolar todavía son escasos, sin embargo se puede mencionar que los existentes tienen la solidez necesaria que ha hecho que este campo cobre un interés particular dentro del funcionamiento y organización de las escuelas. Con el propósito de analizar un poco más la supervisión escolar, es pertinente la revisión y análisis de aquellos trabajos que han centrado su atención en la supervisión escolar desde distintos ámbitos y ángulos, esto permitirá una configuración amplia del estado que guarda la supervisión escolar, como objeto de estudio, en los documentos que reportan indagaciones. En este apartado se da cuenta de tres aportes relevantes sobre el tema en el ámbito nacional de Rafael Ramírez, Jesus M. Isais Reyes y Ramón García.

Rafael Ramírez (1947) en las ideas expuestas sobre la Supervisión en la Educación Rural planteaba la diferencia entre la actividad de inspeccionar y la de supervisar, otorgándole a la segunda mayores bondades para apoyar la eficiencia docente. Menciona que la supervisión de la educación es aquella actividad ideada para mejorar permanentemente las condiciones educativas y culturales de una región o país.

De igual manera hace un recorrido interesante sobre la naturaleza, principios, funciones y técnicas de una supervisión que, visualizaba entonces, resaltaba como un espacio de mejoramiento para el desarrollo pedagógico de las escuelas. La naturaleza de la supervisión, nos dice, es posible observarla desde cuatro puntos de vista: Desde los expertos; desde los administradores; desde los maestros de base y; desde los propios supervisores.

Los principios que plantea para la supervisión, son los siguientes: La supervisión es filosófica; a supervisión es una actividad científica; la supervisión es una empresa educacional cooperativa; la supervisión debe ser una actividad creadora; la supervisión debe ser democrática; la supervisión debe ser una actividad cuidadosamente planeada; la supervisión debe ser efectiva; y la supervisión debe ser políticamente revolucionaria.

Ramírez nos dice que la función del supervisor es compleja y por su naturaleza debiera denominarse función supervisora, que se expresaría en: Actividades de inspección; Actividades de dirección y conducción; Actividades de perfeccionamiento cultural y profesional; Actividades de investigación; y Funciones adicionales de carácter técnico o administrativo.

En este sentido es como menciona que la técnica de supervisión atraviesa los cinco tipos de funciones, perteneciendo a cada una de ellas una o varias técnicas en lo particular, para su desarrollo.

Jesús M. Isais Reyes (1963) ofrece en su libro “Supervisión escolar”, editado por el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, un interesante estudio sobre la supervisión escolar en el país, donde reconoce que la supervisión de educación es un sistema mediante el cual se promueve, orienta, coordina y controla el funcionamiento y la acción de las escuelas.

Considera que la supervisión escolar atiende el aspecto técnico-pedagógico de la enseñanza, promueve todo género de actividades tendientes al mejoramiento de las comunidades, actúa y coordina labores para la capacitación y perfeccionamiento profesional de los maestros en servicio, encauza los trabajos de construcción, reconstrucción y adaptación de edificios y aulas escolares y vigila por la buena administración y por el control de resultados en los que a educación se refiere.

Plantea que la supervisión de educación, más que una fiscalización, constituye una asesoría técnica; por tanto, el supervisor debe ser el consejero de los maestros, el promotor de actividades de beneficio colectivo, el conductor de campañas culturales y el enlace activo entre las autoridades superiores del ramo, el personal docente y los pueblos.

Ramón García Ruiz (1963) en una ampliación, revisión y corrección de su obra “Principios y técnica de la supervisión escolar”, editada también por el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, hace interesantes planteamientos sobre la práctica de supervisión, entre ellos inicia con la definición, amplia y clara sobre los en esos tiempos se entendía por supervisión.

También analiza las actividades que la constituyen y ofrece sugerencias sobre como organizar administrativamente tan compleja actividad, así como elementos para su planeación y operación, además de establecer la necesidad de mantenerla en actitud progresiva. Todo esto con base en la experiencia propia del profesor García como supervisor.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.