• Regístrate
Estás leyendo: La investigación-acción: apoyo a la docencia
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 20:36 Hoy

Apuntes pedagógicos

La investigación-acción: apoyo a la docencia

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

La investigación-acción es una posibilidad para analizar, reflexionar y criticar los procesos propios de la docencia e involucra a la comunidad en el conocimiento y solución de sus problemas; busca además de describirlos, generar conocimiento conjuntamente con la comunidad para emprender las acciones de cambio y transformación necesarias. El investigador no es solo el que sabe, sino que establece una relación horizontal con la comunidad, genera diálogo y de esta forma genera aprendizajes para toda la comunidad que en ella participa. Propicia un proceso de conocimiento de la realidad o de parte de ella, haciendo uso de la interpretación y la comprensión científica. Es acción porque conduce al cambio social estructural trascendiendo el simple actuar. Es participativa al promover la actuación, el aporte y la toma de decisiones por parte de la comunidad.

En tal sentido, la investigación-acción está ligada a la intención de comprender lo que pasa, lo que se dice, lo que sucede, lo que se hace, lo que se produce y reproduce en las concepciones y prácticas de los docentes. Elliot, como uno de los principales exponentes de la investigación acción, nos dice que el propósito de la investigación – acción consiste en profundizar la comprensión del profesor (diagnóstico) de su problema. Por tanto, adopta una postura exploratoria frente a cualesquiera definiciones iniciales de su propia situación que el profesor pueda mantener...La investigación acción interpreta lo que ocurre desde el punto de vista de quienes actúan e interactúan en la situación problema, por ejemplo, profesores y alumnos, profesores y director. (Elliot, 1993).

Stenhouse (1995) plantea desde una visión crítica inglesa que la participación de todos los miembros de una organización en el desarrollo de la investigación y una cooperación de actores de la realidad, los maestros, y de investigadores de carrera puede convertirse en realidad. En el mismo sentido Stephen Kemmis (1988), ha pensado la investigación-acción como actividad colectiva que pretende la transformación de procesos educativos asociados a procesos sociales y en definitiva por el mejoramiento social. Elliot (1994) por su parte, subraya que la investigación-acción aplicada a la educación tiene que ver con los problemas prácticos cotidianos experimentados por los docentes, más que con problemas teóricos definidos por investigadores dentro de un área del conocimiento.

Frente a esta situación Stenhouse (ibidem) propone integrar en el docente los tres roles de investigador, observador y maestro. Al respecto afirma: "En mi concepto esto es perfectamente posible, siempre y cuando el profesor ponga en claro que la razón por la que está desempeñando el papel de investigador es la de desarrollar positivamente su enseñanza y hacer mejor las cosas."

En la misma obra Stenhouse, al considerar el concepto de «profesionalidad amplia» del docente, esencial para una investigación y un desarrollo bien fundamentado del currículo, plantea que las características de tal profesionalidad son: El compromiso de poner sistemáticamente en cuestión la enseñanza impartida por uno mismo como base de desarrollo. El compromiso y la destreza para estudiar el propio modo de enseñar. El interés por cuestionar y comprobar la teoría en la práctica mediante el uso de dichas capacidades.

Al considerar la práctica de la enseñanza como una actividad reflexiva que se orienta a hacer mejor las cosas, la división del trabajo entre practicantes e investigadores se desvanece y se prepara a los practicantes para asumir ambas tareas como una integración, aunque Stenhouse valora el acompañamiento de investigadores externos a esta labor de los practicantes de la educación. La investigación educativa en las aulas aparece, entonces, como alternativa a la investigación sobre educación y como una característica de una profesionalidad ampliada del docente frente a la profesionalidad restringida que generalmente han ejercido los maestros, esto es, una profesionalidad limitada a poner en práctica teorías e investigaciones hechas por otros.

El marco metodológico que propone Elliot (1993) para la investigación-acción es el siguiente:

* Conceptualiza la acción desde la perspectiva que los participantes tienen de ella.

* Emplea conceptos sintetizadores que captan la particularidad de las situaciones.

* Utiliza datos cualitativos.

* Busca una teoría sustantiva de la teoría de la acción en la clase.

* Su método básico es el estudio de casos.

* La investigación la validan profesores y alumnos.

* Los conceptos se desarrollan y revisan mientras se estudia el caso.

* Participación de profesores y alumnos.

* Se usa la observación participante.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.