• Regístrate
Estás leyendo: Educación democrática
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 07:38 Hoy

Apuntes pedagógicos

Educación democrática

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

La escuela pública mexicana se convierte en el escenario propicio para dar inicio a un proceso educativo sobre la vida democrática. Desde el Informe Delors (1996) que preparó Jaques Delors (UNESCO) acerca de la educación para este milenio se sugieren cuatro políticas que en sus palabras “preparan a la sociedad para las exigencias sociales del siglo XXI”. Dentro de estas políticas destaca una que hace especial énfasis en la enseñanza y el aprendizaje de valores que en definitiva hagan más democráticas a las sociedades humanas: “Aprender a vivir en sociedad.- respetar las diferencias, estimular el ejercicio de la ciudadanía; la solidaridad social, el trabajo en equipo y la comprensión del otro. Con ello se logrará la armonía, la paz y la pluralidad”. En su conjunto las cuatro políticas priorizan a las personas por sobre sus diferencias y más allá de la práctica electoral, pues las exigencias sociales en México frente al siglo XXI requieren ciudadanos comprometidos e informados para participar responsablemente con los asuntos de su país.

La construcción democrática supone el incremento de la presencia y representación de las comunidades culturales diferenciadas y el respeto a sus sistemas políticos, equivalente a lograr sociedades plurales, solidarias y complementariamente articuladas. El reto social de México frente al siglo XXI es el reto pedagógico para incorporar a la vida con justicia y dignidad a millones de mexicanos que a la fecha continúan en la manifestación más clara e irrefutable de marginación y exclusión: la pobreza.

Por lo anterior, el gasto social es indispensable en su incremento y mantenimiento del proceso educativo que ofrezca a los actores socio-políticos de este siglo, la estructura valoral y conciencia cívica que de manera definitiva atiendan la raíz de la desigualdad y la pobreza. Lo que asegura el proceso educativo con este nuevo enfoque es que para los años venideros la administración de la riqueza se realice de manera más equitativa. Con base en un formación valoral nueva. La percepción de quienes dirigirán al país, les permitirá actuar conforme a los valores de la democracia: congruencia, fraternidad, imparcialidad y veracidad para aplicar los recursos en lo que más necesite la diversidad de la sociedad mexicana.

En este sentido, en 1999, el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económica) consideró, de acuerdo a su investigación sobre el gasto en México, tres necesidades básicas y urgentes:

1. - Superar la pobreza y ampliar las oportunidades sociales.

2. - Crear infraestructura para el desarrollo del país.

3. - Brindar seguridad pública a los ciudadanos e impartir justicia.

Los resultados de la investigación del CIDE, señalan tres aspectos de la vida nacional que no han sufrido gran variación a la fecha y permanecen como parte de la agenda actual por desahogar. Asimismo podemos afirmar que los recursos que se requieren para su mejoramiento y solución se complementan. Es necesaria la inversión de mayores recursos, pero al mismo tiempo se debe reforzar la instrucción de los valores de la democracia desde el escenario educativo, que es a final de cuentas una de las instituciones sociales más importantes para el futuro de México.

El desafío de hacer de la educación una prioridad transita necesariamente por la modernización de sus instituciones y esquemas de gestión. El reto principal de la educación en nuestro país, consiste en la actualidad, en elevar sus niveles de calidad bajo los principios de la equidad. Esto significa, que se debe transformar la gestión institucional para centrar su atención en una enseñanza que reconozca las desigualdades sociales de los educandos y que con base en ellas diseñe modelos educativos que les permita una mejor educación, de tal modo que la calidad de los servicios sea la misma en una escuela rural, indígena o urbana, sean estas públicas o privadas.

El escenario educativo que se presenta, nos permite avizorar las grandes dificultades que se tienen, y han tenido, para avanzar hacia una consolidación de los procesos educativos, donde el currículum, las instituciones y el personal docente se caractericen por la calidad del servicio que ofrecen.

Reconocer que existen problemas graves en la educación implica una reflexión crítica de la situación y condiciones en que se realiza, no para buscar culpables sino para encontrar alternativas y explicaciones que la superen. En este sentido, para participar, opinar, criticar, debatir y proponer hay que estar informado, por ello, el gobierno, las autoridades educativas, los docentes, los padres de familia, los alumnos y la sociedad en general no pueden limitarse a ser meros espectadores de los procesos educativos, sino que su participación debe ser más puntual y decidida para superar los rezagos educativos y posicionarnos en niveles superiores de calidad y resultados. Y cada inicio de ciclo escolar es un pretexto para ello.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.