• Regístrate
Estás leyendo: Cultura organizacional en las escuelas
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 08:24 Hoy

Apuntes pedagógicos

Cultura organizacional en las escuelas

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

Analizar la cultura organizacional en que están inmersas las escuelas permite entender las relaciones de causalidad que se expresan entre éstas y el orden institucional estructurado y cómo de ello deriva tensiones entre la tradición histórica que se quiere mantener, ligada a la eficiencia organizacional y la innovación en los procesos escolares que plantean las nuevas políticas.

La tensión existente entre la tradición histórica eficientista y la innovación en la escuela se explica solamente a partir de analizar el orden institucional existente, el cual se convierte en el marco de referencia general para la actuación de los sujetos particulares. El análisis del rol que desempeñan los sujetos no puede olvidar la existencia de otras realidades inherentes a los procesos que desarrollan, como tampoco puede olvidar los factores contextuales más amplios (política educativa) que configuran el orden institucional históricamente construido.

Weber (2002) plantea que los que actúan socialmente pueden atribuir validez legítima a un orden determinado: a) en méritos de la tradición: validez de lo que siempre existió; b) en virtud de una creencia afectiva: validez de lo nuevo revelado o ejemplar; c) en virtud de una creencia racional con arreglo a valores: vigencia de lo que se tiene como absolutamente valioso; d) en méritos de lo estatuido positivamente, en cuya legalidad se cree. Culturalmente, entonces, los sujetos validan el orden establecido institucionalmente, en tanto que comparten significados sobre su propia actividad: sus representaciones pedagógicas son válidas no importando el tiempo y espacio, y en el caso de los maestros, son los elementos primeros que deben conocer cualquier cambio en educación o bien, sin ellos, el sistema educativo no tendría control.

Para Jorge Etkin y Leonardo Schvarstein (1992), la cultura organizacional se integra de los siguientes elementos: a) los caracteres del entorno que comparte la organización; b) la tecnología, los hábitos y modos de conducta; c) la valoración social de los puestos de trabajo; d) los roles; e) los actos simbólicos; f) las redes de comunicación; g) y el sistema de valores, mitos y creencias compartidos en los grupos de trabajo.

La cultura organizacional, en estos apuntes, la entiendo y defino como el conjunto de arreglos y entramados institucionales que garantizan cierta estabilidad social, con reglas claras y generalmente aceptadas, que permiten trabajar sobre los procesos, las relaciones, los sujetos, los conflictos y las prácticas y que ha sido construida históricamente con la participación, pasiva o activa, de los sujetos involucrados, desde los niveles macrosociales hasta los de niveles microsociales. Es posible comprender entonces, que los niveles de autoridad como jefaturas de sector, supervisiones de zona y/o direcciones escolares se perciben como estructuras histórica y políticamente construidas para el mantenimiento del orden institucional en las escuelas.

En un sentido antropológico, Geertz (1992) dice que la cultura consiste en “estructuras de significación socialmente establecidas” donde es posible describir todos los fenómenos de manera inteligible, es decir, densa. Es así como la cultura organizacional determina las ideas de lo que es importante para los sujetos en una institución escolar, respecto a creencias, costumbres, rituales, rutinas, estilos, interacciones, formas de gestión, comportamientos sociales, negociaciones, etc.

La cultura organizacional construye, entonces, a partir de estas estructuras de significación socialmente establecidas, un orden institucional dentro del cual se desarrollarán determinados procesos y sujetos. El contexto del Sistema Educativo, ordenado a partir de una serie de presupuestos, se expresa en realidades contextuales como en la escuela, por lo que el análisis organizacional de ésta tiene como elemento de referencia necesario el contexto amplio donde se deciden las políticas educativas y los cambios estructurales en educación, es decir, la cultura escolar, es expresión operativa del orden institucional que prevalece en estructuras sociales más amplias.

El sistema en las escuelas, como un sistema cultural, no alude necesariamente a una estructura jerárquica, sino que derivado del orden institucional que prevalezca en su entorno es como se observará en ella los rasgos locales que la distinguen, condición que generalmente no es ajena a los rasgos de la cultura organizacional prevaleciente. En este sentido es conveniente reconocer que en el ámbito de la cultura organizacional los cambios estructurales parecen presentarse con lentitud, a diferencia de la dinámica de evolución que presenta otras instituciones.

Finalmente, no podemos dejar de reconocer que la escuela es una organización históricamente determinada y culturalmente construida, donde las decisiones que se toman están cruzadas por intereses políticos, institucionales y/o personales, asentados en concepciones y valores diversos sobre lo educativo.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.