• Regístrate
Estás leyendo: Una diputada que debió quedarse en su casa
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 19:16 Hoy

El otro enfoque

Una diputada que debió quedarse en su casa

Alfonso Machuca

Publicidad
Publicidad

1.- La estupidez sí tiene sinónimo

La diputada priista, Luz Elena Govea, es el claro ejemplo de la mediocridad y el cinismo político.

Durante la visita que hicieron mujeres indígenas al Congreso del Estado, la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y Grupos Vulnerables, de plano decidió exhibir su miserable opinión de todas ellas.

“No puedo pensar que ustedes salgan de sus tierras, de sus casas a perder esa tradición. Cuando yo escucho a los chichimecas y a los panes en los mercados de San Luis de la Paz vendiendo nopales, que es muy digno, es algo que necesitamos.

“Algunos nos ganamos la vida detrás de un escritorio, otros labrando la tierra, otros cortando los nopalitos, entiendo que es duro, sin embargo, analicemos y pensemos en el futuro de los pueblos indígenas”, les dijo la diputada.

Con esos argumentos, es ella la que debió quedarse en su casa.

2.- La mediocridad en una curul

Luz Elena Govea es quien debería renunciar al cargo de representante popular, no sólo por acceder a éste por compadrazgos, influencias y corruptelas que han imperado en el PRI, sino por dignidad a las mujeres.

Las mujeres indígenas que llegaron ayer a la “Casa Legislativa” de Guanajuato, pidieron a las diputadas y diputados, legislen a favor de las etnias locales, a fin de que, tanto mujeres, como hombres, puedan acceder a la educación y una oportunidad en el campo laboral.

Pero para la priista Luz Elena Govea, las mujeres indígenas no deben salir de su comunidad. Al contrario, según ella, deben quedarse en su casa, atendiendo al marido, tejiendo sus artesanías o vendiendo nopales en los mercados de San Luis de la Paz.

¿Por qué Diputada?

Quizás podríamos entender a la legisladora, pues al interior de su partido, ella es criticada duramente por sus propias compañeras, no sólo por su desafortunado lenguaje, sino por su falta de integridad y valores.

Una pena tenerla con un sueldo de 130 mil pesos mensuales.

3.- ¿Y el dictamen para la protección de los periodistas?

Por cierto, Luz Elena Govea, es la misma diputada priista, que ha decidido archivar la iniciativa para la Protección de los Periodistas y defensores de Derechos Humanos.

En una conversación que tuvo con un activista, Luz Elena Govea, confió que tenía un particular interés de archivar el tema y dejar la propuesta en la congeladora por varios meses, sino es que por varios años.

Y lo ha cumplido.

La iniciativa que existe al respecto, sigue en el olvido, congelada en el refrigerador del Congreso, cuya productividad legislativa tricolor, por cierto, es parte de la vergüenza estatal. Sólo dos iniciativas han presentado y una fue la de antier.

En el caso de la propuesta para la protección de los periodistas y defensores de derechos humanos, la diputada se ha encargado de posponer su dictamen. La estrategia que tiene es guardarla y dejarla en el olvido.

¿Podrá?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.