• Regístrate
Estás leyendo: Un réquiem por el tren rápido
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 23:28 Hoy

Digital Capital

Un réquiem por el tren rápido

Álex Ángeles

Publicidad
Publicidad

Como muchos opositores de "oídas" al proyecto del tren rápido que proponía unir al DF con la ciudad de Querétaro, confieso que mis críticas (siempre a título personal) tenían que ver más con prejuicios sobre la viabilidad del proyecto que con una postura realmente informada.

Pero ahora que he tenido la oportunidad de recorrer los más de mil kilómetros que separan la capital china de Pekín de la hipermoderna ciudad de Hefei, en Anyui (provincia hermana de Yucatán), me doy cuenta de que el tren se nos fue muy feo en esta oportunidad.

Y es que a 304 kilómetros por hora (casi 50 más de lo que separa al DF de Querétaro), las cosas se ven diferente. Para empezar, las economías que detonan las estaciones, el movimiento de cientos de miles de pasajeros, la eficiencia que rodea todo el proceso, el orden impuesto en el entorno a lo largo de toda la ruta, etcétera, son factores que debieron haber pesado.

Cabe destacar que las redes de tren rápido de China generan ingresos por más de 14 mil millones de dólares.

Oficialmente, recordemos, la licitación ganada por China Railway Corporation fue cancelada por el gobierno mexicano sin más explicación que evitar complicaciones derivadas de probables actos de corrupción.

Eran los días previos al escándalo de la casa blanca presidencial, por lo que gran parte del debate sobre la cancelación del proyecto del tren rápido se centró en lo que se habría ocultado o pretendido ocultar, más que en los méritos de la línea férrea en sí.

Ahora quienes tomaron esa decisión, más probablemente en Los Pinos que en Xola y Eje Central (sede de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes) deben estar topando con pared, ya que para los chinos esto solo era un pequeño proyecto, en vistas a penetrar un mercado mucho más grande, el de Estados Unidos.

Y sucede que en el marco de la visita del presidente chino Xi Jinping a EU, se anunció el inicio de la construcción del primer tren rápido en aquel país, uniendo Las Vegas con Los Ángeles en un recorrido de 368 kilómetros.

CRRC, que volvió a integrar en una sola empresa a las dos mayores ferroviarias chinas, y XpressWest, una firma montada por el operador de hoteles y casino Marnell, dicen que con su alianza esperan comenzar a construir el tren en septiembre del próximo año.

Para los chinos, este podría ser el primer paso en su expansión en esta región del mundo, donde los trenes han tenido varias etapas de desarrollo. En EU, Amtrak es la red de trenes más conocida pero dista mucho de tener la eficiencia y modernidad que los trenes chinos.

Claro que también tiene que ver lo invertido. Según USHSR, un grupo que promueve la adopción de trenes rápidos en EU, desde 2008 China ha invertido 12.5 dólares de cada mil de su PIB en proyectos de infraestructura. En EU, la cifra es de 0.8 dólares por cada mil.

De ganar Donald Trump la presidencia de EU (lo cual suena ahora menos improbable que hace unos meses), sin embargo, el proyecto del tren entre LA y Las Vegas podría descarrilar, ya que en USHSR consideran que la derecha estadunidense (más que el Partido Republicano) encarna la oposición a los trenes rápidos, y más si en la ecuación se incluye a China.

En México, ese tren, por lo menos en el corto plazo, ya se nos fue.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.