• Regístrate
Estás leyendo: La ciberdelincuencia cuesta más de lo que le quitaron a Pemex
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 17:37 Hoy

Digital Capital

La ciberdelincuencia cuesta más de lo que le quitaron a Pemex

Álex Ángeles

Publicidad
Publicidad

Con un costo de 101 mil 404 millones de pesos, la ciberdelincuencia es ya uno de los grandes flagelos que pega a una creciente cantidad de usuarios de las tecnologías de información en México. Para dimensionar el asunto, basta decir que esa cifra supera los 100 mil millones de pesos que el gobierno federal, vía la Secretaría de Hacienda, recortará del gasto de Pemex para 2016, y que representa 21 por ciento del total de recursos asignados para la que recién comenzaron a llamar empresa productiva del Estado.

Eso se desprende de los recientes datos ofrecidos por Symantec, la firma de seguridad informática cuya línea de negocios más popular por años fue la de los antivirus, pero que ahora se dedica a solucionar asuntos más complejos para usuarios individuales, empresariales y de gobierno, entre otros sectores.

Basado en las tendencias en seguridad digital para este año, que Symantec presentó la semana pasada, se puede concluir que los ataques cibernéticos en México representan ya una enorme cifra que inclusive rivaliza con otros negocios del crimen organizado y en cierta medida tocan a más personas directamente que cuestiones como el narcotráfico, la trata de personas o la delincuencia común.

Esto porque, de acuerdo con Alejandro Raposo, vicepresidente para Latinoamérica y el Caribe de Symantec, 30 millones de usuarios mexicanos de internet fueron víctimas, de una manera u otra, de ataques cibernéticos.

Considerando que en el país hay entre 54 y 62 millones de usuarios, esto quiere decir que la mitad o más de los internautas mexicanos padecieron alguna de las prácticas que los cibercriminales diseñan para sus oscuras intenciones.

En un dato de cómo los delincuentes se aprovechan del fenómeno conocido como ingeniería social, Symantec afirma que un alto porcentaje de víctimas no saben que fueron atacados sino hasta después de seis meses, ya que sus datos fueron robados y sufrieron algún daño monetario irreparable.

Y un dato más escalofriante: Raposo afirma que cinco de seis compañías fueron víctimas de ataques y seis de cada 10 de ellas fueron pequeñas y medianas empresas.

Una de las actividades ilegales que perpetran los delincuentes es el robo de expedientes médicos digitales. Y es que según Symantec, en el mercado negro un registro médico puede ser cinco veces más caro que los datos de una tarjeta de crédito, claro, según el nivel económico del paciente y el malestar correspondiente.

Otro rubro que cabe en los campos de la delincuencia digital es el de las extorsiones, que ha crecido más de 113 por ciento, además de que el universo de dispositivos cada vez más extendido multiplica los puntos de entrada para el cibercrimen.

Ahora bien, en este incipiente mundo del llamado Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), simplemente va a detonar las oportunidades para que la ciberdelincuencia se infiltre y afecte las propiedades digitales de empresas, personas y hasta dispositivos autónomos.

De acuerdo con el Sondeo del Estado de la Seguridad Informática Global 2016, un reporte de la consultora PwC, solamente en el aspecto corporativo, las empresas van a tener que lidiar con el hecho de que los "hackers son cada vez mejores y por ello los negocios enfrentan cada vez mayores riesgos".

PwC asegura que en 2015 el número de incidentes de seguridad informática creció 38 por ciento, arrastrando en sí una tendencia de cinco años de incrementos a doble dígito a nivel global.

Para la consultora, el número de incidentes entre grandes corporativos el año pasado fue de casi 60 millones, pero una cifra negra hablaría de una mucho mayor cantidad.

Y en la medida en que aumentan los dispositivos conectados, desde smartphones para ejecutivos, impresoras inalámbricas, refrigeradores con acceso... hasta enfriadores de agua, las avenidas para los hackers son cada vez más amplias y fáciles de penetrar.

"Las cifras marean y lo peor es que los mecanismos de prevención y detección no parecen ser efectivos", se afirma en el reporte de PwC.

Debido al IoT, se han detonado los incidentes de dispositivos conectados a la nube (el nombre genérico para las soluciones de almacenamiento virtual de datos, algo que va dejando en el pasado los servidores físicos). PwC calcula que el año pasado estos ataques crecieron 152 por ciento. Para los años siguientes, advierte la consultora, con unos 30 mil millones de dispositivos comunicándose entre sí, las oportunidades para los hackers se incrementarán en la misma medida.

El costo para la economía global, de acuerdo a diversas fuentes, se ha calculado en 375 mil millones de dólares, pero puede subir hasta 575 mil millones.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.