• Regístrate
Estás leyendo: Contrapesos ciudadanos
Comparte esta noticia

Columna de Alejandro Medina Mora

Contrapesos ciudadanos

Alejandro Medina Mora

Publicidad
Publicidad

Nunca como ahora, México y el mundo requieren de un mayor involucramiento ciudadano como contrapeso necesario de toda democracia.

El domingo pasado, con 55 por ciento de la votación, el ultraderechista Jair Bolsonaro ganó la presidencia de Brasil. Los brasileños y el mundo en general observamos con asombro e incertidumbre cómo desde el extremismo y el racismo el candidato ganador obtuvo 57 millones de votos.

En Estados Unidos la pugna entre demócratas y republicanos por las elecciones de los próximos días y como una de las consecuencias del discurso y las acciones del presidente Trump, el ambiente de violencia y racismo se ha exacerbado. En días recientes fuimos testigos del envío de paquetes explosivos a distintos líderes políticos y más grave aún, del atentado en una sinagoga en Pittsburgh en la que murieron 11 personas.

En México, tras llevar a cabo una encuesta altamente cuestionada en todos los sentidos y por todos los sectores, el presidente electo López Obrador ha decidido cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México en Texcoco, uno de los proyectos de infraestructura más importantes para el país, lo que ha generado una ola de críticas y cuestionamientos tanto a la forma en que se llevó a cabo, como a sus graves implicaciones. Los mercados han reaccionado negativamente y existe una creciente incertidumbre sobre el futuro económico y financiero de nuestro país.

Tres ejemplos en su justa dimensión. Ecuaciones con distintos numeradores, incertidumbre, cambios de sistemas, hartazgo, escepticismo, violencia; pero con un mismo común denominador, el poder que tenemos los ciudadanos para participar y construir países más justos y prósperos.

Particularmente en México, los ciudadanos debemos de entendernos como complemento fundamental del principio de división de poderes contenido en el artículo 49 de nuestra Carta Magna. Ello implica no ser ajenos a lo que estos nuevos tiempos llaman y a no subestimar la capacidad que tenemos para trazar e incidir en nuevos y mejores caminos.

Seamos críticos con propuestas por delante. Participemos bien informados en los procesos de toma de decisión, coincidamos en ser parte de las soluciones y no de los problemas. El éxito o fracaso de la próxima administración depende mucho de qué tanto los ciudadanos estemos dispuestos a ser corresponsables de ellos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.