• Regístrate
Estás leyendo: Navidad
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 19:33 Hoy

En Corto

Navidad

Alejandro Maldonado

Publicidad
Publicidad

Se cuenta de una persona que pretendió crear su propia religión, tomando lo mejor de las que conocía, y quitando todo aquello que a su juicio generaba diferencias y confrontaciones. Pese a su esfuerzo, aquello terminó en un rotundo fracaso.

"No entiendo. El cristianismo sigue ganando adeptos, mientras que lo mío no funcionó", se lamentaba este hombre con un amigo. "¡Ah! No te preocupes", respondió aquél, "hay una solución: Lo que tienes que hacer es darle la vista a unos cuantos ciegos; curar leprosos; caminar sobre las aguas; multiplicar panes y peces; calmar tempestades; resucitar algunos muertos; ofrecer tu vida en una cruz; resucitar al tercer día y presentarte vivo ante cientos de tus seguidores; por supuesto todo esto motivado exclusivamente por amor. Entonces ellos se encargarán de predicarte".

¿Complicado, no? Hace 2 mil 010 años, aproximadamente, vino a esta tierra un hombre en forma única entre todos nosotros debido a su concepción por el Espíritu Santo y a su nacimiento virginal. Único en su tiempo, al afirmar que ha existido desde la eternidad.

Único en naturaleza debido a su total y perfecta divinidad y humanidad, al ser 100 por ciento Dios y 100 por ciento hombre. Único en amor, pureza y santidad al nacer sin pecado, vivir sin pecado y morir sin pecado, con lo cual pudo tomar voluntariamente nuestro lugar en la cruz y garantizar salvación a todo aquel que decida creer en él.

Único también en autoridad, debido a su potestad para perdonar pecados; su potestad sobre la vida y la muerte; su potestad sobre las leyes de la física, el tiempo y el espacio; y su potestad sobre la naturaleza.

Único en su muerte al morir como el peor de los criminales siendo él completamente inocente: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que fuésemos hechos justicia de Dios en él". Único en resurrección al aparecerse a "más de 500 personas a la vez" como lo testificó el apóstol Pablo. Único también en su rol de mediador entre Dios y los hombres: "Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre".

Su nacimiento dividió a la historia de la humanidad en dos: Antes de Cristo y después de Cristo. Pero con su muerte y resurrección, él también quiere crear un antes y después en nuestras vidas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.