• Regístrate
Estás leyendo: Detenido en el intento
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 00:05 Hoy

En Corto

Detenido en el intento

Alejandro Maldonado

Publicidad
Publicidad

El hombre de 41 años de edad observó el muro de acceso. Probablemente pensó que con solo escalarlo, lograría su propósito. Supuso además que, por hacerlo de noche, tendría una mayor ventaja. Pero más tardó en poner un pie del otro lado, que en ser detenido por la policía.

El incidente ocurrió esta semana, y no es el primero de su tipo. Activistas anti nucleares, un padre de familia divorciado en defensa de sus derechos e incluso un enfermo que escapó de un hospital psiquiátrico, buscaron en su momento brincar la barda del Palacio de Buckingham, que es la residencia de la reina Isabel II en Londres Inglaterra. Todos fueron detenidos en cosa de minutos.

"Eso de querer entrar así de manera ilegal, es una tontería", dirán algunos con toda razón. Ahora, con la misma lógica, ¿qué opinas de los intentos de acceder al cielo acudiendo a nuestras propias ideas o métodos?

Hay quienes suponen que, "por portarse lo mejor que pueden", tienen asegurada su entrada al cielo. Otros apelan a una imaginaria y falsa "visa", que les extiende su religión mediante ritos y ceremonias. Algunos hasta consideran que tienen derecho de picaporte celestial, porque "no le hacen mal a nadie" o bien porque "no son tan malos como otros", tan solo se consideran a sí mismos "pecadores estándar".

Intentar entrar al Palacio d Buckingham de manera ilícita, entraña pasar algunos días en prisión. Pero, intentar entrar al cielo violando las normas eternas de Dios, invariablemente significará acabar en un lugar de tormento eterno llamado Infierno.

La Biblia asegura que todos somos pecadores destituidos de la gloria de Dios; que todos hemos violado conscientemente sus leyes espirituales y morales; que estamos perdidos y que nadie es merecedor del Cielo.

Sin embargo, Dios mismo tomó cartas en el asunto. Por eso el Cristo sin pecado, por nosotros fue hecho pecado, siendo juzgado, condenado y castigado en nuestro lugar. Como lo afirma el profeta Isaías: "Más él, herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros".

Jesucristo vive. Anhela entrar en tu corazón y estar contigo aquí y por la eternidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.