• Regístrate
Estás leyendo: ¿A quién sigues?
Comparte esta noticia

En Corto

¿A quién sigues?

Alejandro Maldonado

Publicidad
Publicidad

O bien, ¿qué es lo qué sigues? Es fácil responder esta pregunta. Aquello que consume nuestro tiempo, interés, y recursos; a eso estamos entregados. Nuestros labios pueden ofrecer una respuesta distinta, pero la forma en que vivimos evidenciará inevitablemente quién o qué nos rige.

Hay quienes están entregados al poder o a las riquezas o ambas usualmente. Quienes se ofrecen al libertinaje apelando al ejercicio de su libertad. A la inmoralidad. Quienes se aferran al ateísmo o bien a la religiosidad. De hecho naciones enteras han sucumbido para regirse bajo la estructura de pensamiento de un ser creado.

¿Recuerdas las frases que dices: "Lo que no te mata te hace más fuerte" o "Dios está muerto"? Son de Friedrich Nietzsche. Se dice que su filosofía a manera de aforismos, fue lo que resultó tan atractiva para ser adoptada por el Tercer Reich bajo el liderazgo de Hitler.

¿Qué tal estas otras?: "Deseos reprimidos", "Somatizar", "Inconsciente", las tres del creador del "Psicoanálisis", Sigmund Freud, quién planteó lo "anormal" como "normal" y que con su esquema de valoración de nuestros deseos, y el afán por cumplirlos, acabó por detonar la mercadotecnia y el consumismo.

¿Y ésta?: "El comunismo es el enigma resuelto de la historia". Pertenece a Karl Max y abrazarse a su filosofía significó la muerte de millones en la era de Lenin y Stalin en la desaparecida Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas.

Pero, ¿sabías que Sigmund Freud era cocainómano? ¿Qué Karl Marx pertenecía a una club de "chicos malos" en una taberna de nombre "Trier" para clase media? ¿Qué Nietzche vivió con sífilis desde su juventud y que terminó su vida hundido en la locura?

Escuchar a Dios y entregarle nuestra vida es lo único que nos puede salvar de nosotros mismos. Reconocer al creador y señor del universo, sabiéndonos criaturas. No perder de vista lo que la escritura advierte: "Engañoso es el corazón del hombre y perverso, más que todas las cosas".

El vacío del alma solo puede ser llenado por Jesucristo. Él sabe que somos pecadores perdidos, y por eso vino a rescatarnos. Para ello tomó nuestro lugar, llevando nuestro castigo. Él es el único que ha triunfado sobre la tentación, el pecado, satanás y la muerte misma. Por eso le necesitamos.

Cree en él, conócele y serás libre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.