• Regístrate
Estás leyendo: Niñas criando niños: embarazos en adolescentes, vidas arruinadas
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 11:31 Hoy

Columna de Alejandro González

Niñas criando niños: embarazos en adolescentes, vidas arruinadas

Alejandro González

Publicidad
Publicidad

Con mucha preocupación, y hasta con algo de dolor, ayer nos enteramos que el problema de las madres adolescentes es muy grande en Nuevo León, más de lo que hubiéramos pensado, mucho más de lo que desearíamos.

Más de la tercera parte de los partos del año pasado fueron de madres adolescentes, niñas con edad entre los 10 y los 19 años.

No es necesario decir, amigo lector, que esos embarazos seguramente nunca fueron planeados, de manera que si un embarazo no deseado es un conflicto para cualquier mujer, imaginemos el problema que significa para una adolescente. Y eso nos lleva a reflexionar sobre el tamaño del problema social que esto significa.

Según los datos del Inegi, cada año nacen más de dos millones de niños en México y de esta cifra más de 450 mil niños nacen de una joven de entre 15 y 19 años de edad, además alrededor de 11 mil partos son de niñas entre 10 y 14 años.

Es claro que también se trata de un problema de salud, porque el cuerpo de las niñas y adolescentes no está aún completo, no está preparado para las exigencias de un embarazo.

A decir de los doctores y especialistas, las madres adolescentes pueden presentar preeclampsia o hipertensión arterial, acompañada de convulsiones y estados de coma, anemia, infecciones en las vías urinarias o de transmisión sexual, incluso, parto prematuro o aborto.

Además de los riesgos en la salud, están los problemas sociales y psicológicos que una niña debe enfrentar con un embarazo.

En principio, estimado lector, las jóvenes deben despedirse de la niñez y enfrentar una situación de bajas oportunidades a partir de ese momento.

Ellas se ven obligadas a dejar la escuela, se separan del grupo de amigos, en muchos casos son discriminadas, apartadas socialmente; en otros casos son obligadas a casarse y a tener un matrimonio forzado. Adiós al proyecto de vida que tenían y la responsabilidad llega como un golpe duro.

Se supone que la mayoría de las veces los padres de las adolescentes se hacen cargo de los bebés, principalmente en el aspecto económico, pero también en los cuidados y crianza.

En opinión de Ena Niño Calixto, académica del Programa de Sexualidad Humana de la Facultad de Psicología de la UNAM, el hombre que embarazó regularmente no se responsabiliza del bebé, pero en los casos que son obligados a casarse y viven un tiempo juntos, generalmente en casa de uno de los padres por la dependencia económica, pero en general terminan separándose.

Según la Estrategia Nacional Para la Prevención del Embarazo en Adolescentes de la Conapo, entre el grupo de las jóvenes mexicanas de 15 a 19 años de edad que nada más han cursado la primaria o no la han terminado, los embarazos son tres veces más comunes que en las jóvenes que han cursado la preparatoria. Entre más estudios se tienen, menos son los casos de embarazo en las adolecentes.

Por eso lo primero que hay que hacer como una estrategia pública, es evitar la deserción escolar. Evitar que abandonen la escuela ayuda a que sean menos los embarazos adolescentes.

Pero también parece existir un problema cultural y social, según el investigador Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales, para una abrumadora mayoría de las mexicanas, su papel central sigue siendo el de madres.

Y en su opinión ante la falta de oportunidades en muchas esferas sociales, la maternidad es un papel avalado socialmente y les brinda un estatus que no pueden conseguir fácilmente.

Hay que evitar que las adolescentes se embaracen, deben saber que se puede hacer un plan de vida, deben tener información y posibilidades de seguir estudiando, deben tener toda la información y todas las posibilidades de desarrollo. Ya no son tiempos donde el papel central de la mujer es que sea madre. Deben tener derecho a ver otros horizontes, es imperante que tengas otras posibilidades… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.