• Regístrate
Estás leyendo: Maestros sin sueldo y el debate de altura que le urge a la educación
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 15:26 Hoy

Maestros sin sueldo y el debate de altura que le urge a la educación

Publicidad
Publicidad

El tema de la educación está entre lo más importante que se debe poner a discusión entre los candidatos a la Presidencia, es un asunto medular, de muchísima importancia.

Y no lo digo, amigo lector, porque el ex secretario de Educación sea el jefe de campaña de José Antonio Meade, ni porque el Partido Nueva Alianza haya pactado coalición con el PRI para que saliera de la cárcel Elba Esther Gordillo, tampoco se trata de que la Reforma Educativa era laboral y no educativa; no, y de ninguna manera porque López Obrador dijera que tirará a la basura la Reforma para que los maestros lo apoyen, en verdad no, se trata de algo más simple. Me explico.

En el arranque del año escolar, el pasado agosto, Valentina entraba a las 07:30 y salía a las 14:30 de la tarde. Ella es alumna del tercer grado de primaria en la escuela Epigmenio Rojas, en Santiago (Pueblo Mágico), Nuevo León.

El asunto, amigo lector, es que después de dos meses de clases, la dirección de la escuela y los maestros decidieron recortar el horario en señal de protesta. Mandaron una circular solicitando el apoyo de los padres de familia, explicando que no se les estaba pagando el sueldo correspondiente al horario extendido o jornada amplia, de manera que la protesta no buscaba suspender clases, nada más recortar el horario que no se les pagaba.

Así las cosas, la escuela primaria estableció que la salida sería a las 12:30, lo cual les permite a los alumnos estar cinco horas en la escuela, menos el recreo, es decir, cuatro horas y media de clases reales.

Pero al llegar el invierno, la disposición oficial es que la entrada sea a las 8:00. Con este ajuste de temporada y el recreo, los alumnos se quedan con cuatro horas efectivas de clase al día (no se ría, estimado lector, esto es muy serio, los niños poco aprenden y mucho menos comprenden).

A muchas familias, el horario de protesta los arruinó (se acabó la magia en Santiago). Algunas madres tenían un trabajo en la mañana y cuando inició la protesta se vieron forzadas a renunciar, porque los hijos salían más temprano y no podían cumplir con su horario de trabajo. Como no es posible completar el programa en ese horario, se encarga más tarea y los padres tienen la obligación de enseñar lo que no alcanza el maestro.

Todos pensaron que la protesta sería breve, un par de semanas tal vez, pero jamás imaginaron que brincaría el año. Es muy claro: la Secretaría de Educación no ha dado respuesta a la protesta, no le importa.

Recientemente en Escobedo, la escuela primaria Corregidora de Querétaro suspendió labores por el mismo asunto: falta de pago a los maestros.

Igualmente en noviembre, maestros de secundaria marcharon frente al Palacio de Cantera para exigir su pago, tal como lo hicieron después maestros de los Cendis en diciembre.

También hay que recordar que El Bronco insistió mucho en que no se pagaran cuotas, lo que descobijó a muchísimas escuelas, donde no hay ni para el papel de baño, los niños llevan el propio, o hacen un esfuerzo extra y esperan a llegar a casa.

La Reforma Educativa consiguió sacar al sindicato de maestros del control de las plazas laborales, pero nunca puso en la mesa la calidad de la educación. Tampoco se analizó que fuera posible ampliar el horario y pagarles a los maestros por sus horas de clase.

¿Será posible que nadie hiciera la suma simple para saber que no había dinero para los maestros?, ¿el hoy casi candidato Jaime Rodríguez no piensa pagarle a los mentores su sueldo?, ¿y la palabra empeñada… y el honor?

Nada puede avanzar si en las escuelas no se dan las clases, si los maestros no pueden tener tranquilidad, si los padres no tienen certidumbre de horarios y de calidad educativa.

El debate hoy debe ser sobre la educación, sobre el dinero que se necesita para tenerla, sobre el compromiso con los maestros, el futuro de nuestros hijos… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.