• Regístrate
Estás leyendo: Las sequías que vendrán y el Proyecto Monterrey VI
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 17:57 Hoy

Columna de Alejandro González

Las sequías que vendrán y el Proyecto Monterrey VI

Alejandro González

Publicidad
Publicidad

Por si existía alguna duda sobre la forma en que se discute el proyecto Monterrey VI, el viernes en su visita a Tamaulipas, López Obrador agarró la bandera y aseguró que el proyecto se cancelará porque “está empañado de mucha corrupción, es un atraco, es un negocio, no hay acuerdos, es una imposición y además va contra los intereses de los habitantes de Tampico y de Monterrey”.

No podría estar más politizado el asunto y poco abonan al análisis los políticos que sin sustento hablan del tema.

El mismo AMLO se aventó la hablada de asegurar que hay estudios (no sabemos dónde) que señalan que Monterrey no tendrá problemas de abasto de agua en 10 años.

Y tal vez no los tenga, pero ¿y en 20 o 30 años? Un proyecto del tamaño de Monterrey VI es sin duda un intento de dar solución a la escasez de agua, pero a largo plazo.

Aunque el estudio realizado por The Nature Conservancy, y entregado a Agua y Drenaje el jueves, se manejó políticamente, en realidad se trata de un análisis del proyecto donde se busca hacer precisiones técnicas y no una evaluación.

El estudio no dice si se debe hacer o no. Simplemente hay algunos elementos técnicos que vamos a aportar”, dijo Juan Bezaury, representante en México de TNC.

Los detractores del proyecto habían mencionado que el estudio de TNC era determinante para que la obra no se realizara.

El sábado en estas páginas editoriales, Horacio Salazar hizo mención a un importante estudio realizado por dos científicos del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y difundido por la revista Sciencie Advances (http://bit.ly/1F8nMQA), que concluyen, que el suroeste de Estados Unidos y la parte baja de las planicies, será atacada por una intensa sequía que durará muchos años.

Como la investigación es reveladora para el futuro de nuestro territorio, bien vale la pena rescatar algunos aspectos de la publicación.

El trabajo se realizó analizando los datos del Atlas de la Sequía (que se obtuvieron con los niveles de agua que muestran los anillos de los árboles más antiguos en la región) y se le añadieron datos relacionados con las proyecciones del calentamiento global ocasionado por las emisiones de gases de efecto invernadero.

Se alimentaron 17 modelos diferentes por computadora con las variantes necesarias para obtener promedios.

La mayoría de los modelos dieron el mismo resultado: intensas sequías en la segunda mitad del siglo XXI que se acentúan en el suroeste de los Estados Unidos (noroeste de México).

El trabajo realizado por los investigadores es detallado y muy amplio, se consideran factores de humedad, temperatura, porosidad de suelo y principalmente (es la novedad en este estudio) el efecto extra que agrega el calentamiento global.

Para tener los dos escenarios, los investigadores hicieron un modelo climático en caso de que se disminuyan la cantidad de gases de efecto invernadero que se arrojan a la atmósfera, y otro que considera que no se disminuyan.

Para ambos casos el resultado climático es el mismo, es decir, para este futuro tan cercano no hay manera, aparentemente, de mitigar el efecto que tendrá el calentamiento global.

La sequía más intensa que se tiene registro en este territorio, data del siglo XII y XIII, a la cual se le adjudica la desaparición de los antiguos pobladores de la zona; las tribus no sobrevivieron a la enorme sequía…

El siguiente paso para los investigadores, dicen, es precisar cuándo comenzará la transición de esta sequía, ¿en los próximos 20 o 30 años? No están seguros aún de cuánto tiempo falta.

Frente a estudios realizados con rigor, la politiquería de muchos sale sobrando. ¿Necesitamos el Proyecto Monterrey VI para abastecer de agua a la población? Usted amigo lector, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.