• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 01:55 Hoy

Columna de Alejandro González

La enorme corrupción, el desánimo ciudadano y los fiscales del SEA

Alejandro González

Publicidad
Publicidad

México se encuentra en la posición número 135 de 180 países evaluados en materia anticorrupción, según el índice de Transparencia Internacional del año pasado. Lo peor es que la calificación que recibió nuestro país fue de 29 puntos en una escala que va de 0 a 100.

Por si eso fuera poco, estimado lector, nuestro país se ubica en el lugar 92 de 113 naciones evaluadas por el World Justice Project (WJP) en el Índice de Estado de Derecho 2017-2018. A nivel global, el estudio indica que en México los derechos fundamentales y los límites al poder gubernamental se debilitaron en estos últimos años. Estamos más cerca de las naciones sin ley que de las medianamente legales.

Y para terminar de documentar la corrupción que sufrimos, en Nuevo León el 91 por ciento de la población considera que en el Gobierno Estatal existe corrupción frecuente, según la Encuesta Percepción Ciudadana “Así Vamos 2017”.

En suma, los mexicanos cada vez más pensamos que los gobiernos son corruptos y que los derechos no se respetan. Lo mismo sucede en Nuevo León, donde cada año es más grande la cantidad de ciudadanos que consideran que el Gobierno está lleno de corrupción.

Y estos índices y medidores resultan muy importantes porque es en este escenario ciudadano donde se presentan a trabajar los tres nuevos fiscales miembros del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA).

Hoy más que nunca vivimos en desánimo, no hay confianza en los gobernantes, menos en las instituciones; sabemos bien que las leyes no se aplican con equidad.

Un ex gobernador acusado de un desvío de millones enfrenta procesos largos donde normalmente sale libre, pero a Juan o Pedro los mandan al penal el día que robaron unas latas de atún.

En una visita a la UANL, donde se analizaron ventajas y desventajas del SEA, Rafael Coello Cetina, secretario general de Acuerdos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dijo que “el Sistema Anticorrupción es un sistema indispensable para el Estado, lo debemos de ver más que una forma de sancionar a los funcionarios públicos, como una oportunidad de que la sociedad participe jurídicamente para velar para que todas las autoridades cumplan con la ley”.

Está muy claro, amigo lector, que los ciudadanos deseamos una forma de sancionar a los funcionarios corruptos.

“De nada nos sirven las leyes si no se aplican o no se respetan, en algunos ámbitos tenemos leyes de primera, pero esas leyes en ocasiones no se aplican y eso genera un divorcio entre la sociedad y las autoridades, tenemos que hacer un llamado a la sociedad para que crea en los procedimientos, en nuestras instituciones y darle a la sociedad la fuerza jurídica para que pueda actuar e ir más allá de una denuncia”, agregó.

SEA nace para restarle poder a los gobernantes y ponerle lupa al manejo de dinero, aunque, como dice el Gobernador Interino, nació cuestionado por los manejos sin transparencia de los diputados y sin participación ciudadana, porque el Comité de Selección lo integraron representantes del sector empresarial.

Y al parecer el Gobierno independiente no consiguió una posición fuerte entre los fiscales seleccionados, lo que sí lograron los partidos dominantes.

Es difícil saber qué tan apartidista será el trabajo de los nuevos fiscales o qué tan ciudadana podrá ser su gestión, pero el primer resultado que deberán tener es que los ciudadanos recobremos la confianza en la legalidad, sin confianza no tendrán avances.

Y en segundo lugar, tendrán que acotar la corrupción en el poder. Si los ciudadanos percibimos que los gobernantes están acotados, temerosos de la ley que los vigila, entonces serán honestos.

Y eventualmente, si la estructura funciona bien, tendremos menos corrupción, gobernantes honestos, y con ello, mejores ciudades y calidad de vida, eso es lo que esperamos. Bueno, se vale soñar… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.