• Regístrate
Estás leyendo: Entre las letras y la ingeniería…
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 16:39 Hoy

Pa'no molestar

Entre las letras y la ingeniería…

Alejandro Evaristo

Publicidad
Publicidad

Una grata sorpresa fue para el mundo de las letras nacionales la reciente decisión del Instituto Cervantes de Nueva York de otorgar al poeta maya Jorge Miguel Cocom Pech el reconocimiento como Poeta del Año en The Americas Poetry Festival of New York 2016.

Originario de Calkiní, Campeche, es narrador, poeta y ensayista. Habla y escribe en su lengua materna, el maya; de hecho, en 2001, el Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Quintana Roo, editaron Muk’ult’an in Nool, “Secretos del Abuelo”, texto bilingüe sobre relatos de la tradición oral maya, procedentes del antiguo cacicazgo ahcanul en la época prehispánica.

Miguel León Portilla fue quien hizo el prologó de dicho texto: “la literatura mexicana –y me atrevo a decir que la universal— se enriquecen con producciones como esta. Más allá de cualquier realismo mágico, Jorge Miguel Cocom Pech, con sus metáforas, paralelismos y luminosas evocaciones, reactualiza en el presente, transformada en torrente de vida, la sabiduría y belleza de la palabra antigua”.

Muk’ult’an in Nool, “Secretos del abuelo”, ha sido traducido a otras lenguas como mam, zapoteco y náhuatl, así como al inglés, rumano, catalán, serbio, árabe y ruso, y el autor ha participado en festivales y conferencias en Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Colombia, Venezuela, Chile, España y Rumania.

“Abuelo, ¿qué son las flores? -Las flores son los ojos de las plantas como tus ojos son las flores en el jardín de tu rostro. Por esas flores, ojos con aromas, las plantas, miran, alegran, atraen y curan el alma de los hombres.

“Abuelo, ¿qué son las mariposas? –Hijas de la lluvia, son las flores ambulantes de los caminos.

“Abuelo, ¿qué son las nubes? –Las nubes son ramas de árboles cargadas de agua que gustan pasearse por los caminos del cielo. Blancas, grises o de colores, vuelan sobre el azul del infinito en busca del viento para jugar a las escondidas. ¡Ah!, si supieras ¡cómo se divierten en cubrirle la carilla amarilla al sol que sonriente las contempla!

“Abuelo, ¿y yo, quién soy? Tú, tú mi querido hijo, tu eres una pregunta viviente, tu eres una traviesa interrogación ambulante… en busca de respuesta sin fin...”.

Tecnología del frío

La Escuela Superior de Apan, en Hidalgo, ha sido puesta en boca de la comunidad de ingenieros y otros especialistas, en particular los relacionados con las llamadas ciencias exactas, gracias a que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología ha publicado un artículo sobre la Licenciatura en Ingeniería en Tecnología del Frío, que forma profesionales especializados en la transformación, conservación y preservación de alimentos y otras fuentes biológicas, que proporcionen alternativas y herramientas novedosas para el impulso del desarrollo económico.

La coordinadora de la carrera, Gisela Ortiz Yescas, afirmó a Conacyt que las industrias enfocadas en las tecnologías del frío pueden ir desde el ramo alimenticio hasta los bancos de células y tejidos; además, asegura que esta ingeniería es única en América y que solo otras dos universidades en el mundo ofrecen esta especialidad.

La colaboración y el impulso de la iniciativa privada a través de empresas del ramo, dijo la especialista, ha sido importante para el fortalecimiento del plan académico y fundamental para la mejora continua de los laboratorios, pues han donado equipo y material para el beneficio de los alumnos, como el hecho de que en 2015 recibieron un tanque criogénico que trabaja bajo nitrógeno líquido y que sirve para realizar investigaciones; también cuentan con una planta para producir nitrógeno líquido, que ayuda a que los estudiantes tengan las mejores condiciones “para aprender con lo que van a trabajar en un futuro”.

Han establecido convenios con más de 30 empresas del ramo para que los estudiantes hagan sus prácticas profesionales en dichas compañías, además de trabajar de la mano con la Asociación Nacional de Fabricantes para la Industria de la Refrigeración.

Actualmente hay cerca de 60 alumnos, lo cual es insuficiente para la demanda laboral existente en el país; los más avanzados están en el octavo semestre, de nueve, y para su titulación es necesario desarrollar un proyecto de investigación, el cual tiene que ser aprobado por los catedráticos de la carrera, cinco de los cuales pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt.

alejandro.evaristo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.