• Regístrate
Estás leyendo: El periodismo no es cuestión de género pero...
Comparte esta noticia

Pa'no molestar

El periodismo no es cuestión de género pero...

Alejandro Evaristo

Publicidad
Publicidad

Por celebrarse el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, este mes en automático se transforma y continúan los eventos, charlas, pláticas y demás relacionados con ellas.

Esta semana, nuestra compañera Fannia Cadena ofrecerá la conferencia "Mujeres periodistas de México, desafíos y perspectivas en un país violento", en la Biblioteca Central del Estado "Ricardo Garibay", a las 18:00 horas.

Parte de su ponencia versará sobre el hecho de que México se encuentra entre los países más peligrosos para ejercer el periodismo y prueba de ello es el hecho de que 120 colegas han sido asesinados en los últimos 25 años por el ejercicio de la profesión o, como dicen algunos, el oficio.

Hablará sobre algunos casos, como el de Norma Alicia Moreno Figueroa, de 24 años, primera víctima por la labor informativa que desarrollaba a través de su columna política "Buscando Caminos", donde denunciaba la corrupción y malversación de fondos en el ayuntamiento de Matamoros. El 17 de julio de 1986, a las 7 de la mañana, Norma Moreno y su editor, Ernesto Flores Torrijos, fueron asesinados: 24 tiros fueron para el editor de 48 años, la mitad para la joven reportera. Ambos con el tiro de gracia en la cabeza. Cinco años después, en 1991, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación, la 52/1991, al gobernador de Tamaulipas Américo Villarreal Guerra.

También platicará sobre el caso de Dolores Guadalupe García Escamilla, recibió 11 impactos de bala por la espalda al llegar a la estación de radio Stereo 91 XHNOE de Nuevo Laredo el 5 de abril del 2005. Minutos antes del ataque, la reportera había transmitido una nota en la que hablaba sobre el asesinato del ex presidente de la Barra de Abogados de Tamaulipas. Ella tenía 39 años, era madre de un adolescente, había sido subdirectora de prensa del Ayuntamiento de Nuevo Laredo entre 1994 y 1997, delegada administrativa de la Policía Municipal entre 1998 y 2001. Antes de este ataque, le habían quemado su vehículo y también había recibido amenazas.

Otro caso que tocará Fannia es el de María Elizabeth Macías Castro, jefa de redacción en el periódico Primera Hora y autora del blog Nuevo Laredo Al Rojo Vivo, donde se le conocía como "La Nena de Laredo" y reportaba periódicamente los movimientos, encuentros y ubicaciones de grupos del crimen organizado. Desapareció una tarde de septiembre de 2011 y fue encontrada el día siguiente, decapitada...

El 28 de abril de 2012 la periodista Regina Martínez Pérez, corresponsal del semanario Proceso, apareció asesinada en su casa de Xalapa, Veracruz. También está el caso de Anabel Flores Salazar, quien trabajaba en Orizaba, pero fue privada ilegalmente de su libertad y su cuerpo fue hallado en Puebla, en el kilómetro 1+580 de la carretera Cuacnopalan-Oaxaca, el 9 de febrero pasado.

Estos son solo algunos casos de los que hablará la colega.

De acuerdo con la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, del 5 de julio de 2010 al 30 de noviembre de 2015 (último reporte que hay en el sitio web de la Procuraduría General de la República, institución a la que está adscrita dicha fiscalía) se han iniciado 770 averiguaciones previas por delitos cometidos en agravio de periodistas (751) y medios de comunicación (19)

En 2015, México vivió un ataque contra periodistas cada 22 horas, haciendo de ese año el más violento para la prensa mexicana desde 2009, según el reporte anual sobre libertad de expresión realizado por Artículo 19. Este nivel de violencia, junto con la impunidad generalizada que reina en el país, con un Estado indiferente, con una democracia débil, e inaccesibles instituciones de protección han creado una cultura de miedo entre los periodistas mexicanos, dice el reporte.

En 2015, la organización documentó 397 agresiones, incluyendo siete asesinatos de periodistas, de acuerdo con el reporte. Esto representa un crecimiento de 21,8 por ciento respecto a 2014.

Lo cierto es que quienes nos dedicamos a la nada fácil tarea de informar, hombres y mujeres, sabemos que hay otras "pequeñas" circunstancias a enfrentar en nuestro día a día, además de las ya tradicionales amenazas y censura.

Ahí están los propietarios de las empresas relacionadas con la comunicación, para quienes nuestra actividad no es más que un negocio y también los clientes que por pagar unos pesos se sienten con derecho a dictar líneas editoriales y hasta cómo debe ser escrita una nota; las penosas condiciones laborales y la falta de seguridad social; las palabras a modo y los salarios de risa; sin olvidar a la horda de guarros dispuestos a impedir que una grabadora o una cámara afecten la sacrosanta tranquilidad de su patrón...

alejandro.evaristo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.