• Regístrate
Estás leyendo: No tengo por qué pedir perdón
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 05:10 Hoy

Columna de Alejandro Cortés González-Báez

No tengo por qué pedir perdón

Alejandro Cortés González-Báez

Publicidad
Publicidad

Desde hace varios años escribo en las páginas de opinión, y por motivos de espacio mis artículos han de ser breves. Podemos decir: “Articulitos”. De vez en cuando me encuentro con juicios de algunos lectores que critican lo que digo, asunto que no es de extrañar, pues yo veo las cosas desde una perspectiva, y cada persona tendrá una visión distinta desde la suya propia.

Lo que me llama la atención es que algunas de esas críticas no se refieren a lo que escribo, sino a la molestia que sienten de que sea un sacerdote el que se meta en asuntos donde, según ellos, no debo hacerlo.

Otros inconformes aprovechan para reclamarme o desautorizarme por los errores que “la Iglesia” ha cometido a lo largo de sus veinte siglos y, por lo tanto, todo lo que yo pueda opinar no tiene ningún valor. Seguramente que estos “lectorcitos” (ya que leen mis “articulitos”) no son capaces de distinguir entre los argumentos y los autores de ellos, y aun así, no veo qué tenga que ver yo con lo que hicieron otros clérigos en los siglos pasados.

Es más, no sólo me refiero a los errores y delitos que han cometido algunos eclesiásticos en épocas pretéritas, sino también a los que han cometido, están cometiendo y cometerán otros en estos tiempos. Yo soy responsable de mis actos, y como no tengo autoridad sobre otros, tampoco tengo por qué cargar con sus culpas.

Nunca faltarán manipuladores quienes pretendan crear en los demás enfermizos complejos de culpabilidad queriendo cobrarles cuentas ajenas.

Responder por mis decisiones libres es una exigencia moral, y entonces, claro que estoy obligado a pedir perdón y reparar los daños que yo haya causado. Pero renunciar al derecho que tengo de exponer mi opinión en temas debatibles nadie me lo puede imponer.

Por otra parte, sé que hay quienes tienen razón de sentirse agraviados por lo que algunos eclesiásticos les han hecho, y aplaudo las acciones legales (si fuera el caso) que se cursen para castigar a los culpables.

Pero como dice el dicho popular: A mí, mis timbres.

www.padrealejandro.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.