• Regístrate
Estás leyendo: Un lamento llamado Chivas
Comparte esta noticia

Manchón Penal

Un lamento llamado Chivas

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

"Pareciera que estamos orinados por un dinosaurio”, Matías Almeyda.

Las Chivas vuelven a sumar un nuevo fracaso y se perfilan a vivir su tercer torneo sin liguilla, en lo que ya parece una constante para los del Rebaño. Hablar de responsables es hablar del cúmulo de malas decisiones y poca capacidad de autoanálisis por parte de sus integrantes. 

Comencemos por la figura de Pepe Cardozo, quien no ha podido conformar un equipo que pueda tener un esquema sólido tanto ofensivamente como en la defensa. El equipo ha mostrado un desequilibrio importante y sobre todo ha perdido el hambre que tenía con Matías Almeyda. 

Los jugadores son la segunda causa de que este equipo se encuentre en la total decadencia, pues no han sabido tomar responsabilidad dentro y fuera de la cancha para dar pie a una racha de tres torneos sin poder calificar. Es evidente que algunos de ellos les ha quedado muy grande esta camiseta o por lo menos están demostrando no querer continuar más en este equipo. 

La última pieza y la que para muchos es la gran responsable de que el equipo haya perdido identidad y sobre todo hambre de triunfo es la directiva encabezada por un Jorge Vergara totalmente ausente y que ha recargado las riendas del equipo en Higuera y su propio hijo, haciendo que todo aquello por lo que había logrado en años anteriores sea solo parte de la historia. 

Hoy Chivas esta encaminado ha vivir quizá una de sus peores crisis si no encuentra nuevamente el camino de la confianza, el trabajo y enmienda algunas decisiones que le permitan conformar una estructura de gente verdaderamente capaz que le pueda dar al Guadalajara una estabilidad dentro y fuera de la cancha. 

El Mundial de Clubes podría ser una bofetada que los devuelva a una realidad de la que realmente no han salido y mientras las figuras que hoy toman las decisiones en el Rebaño, continúen y sigan arrastrando el nombre del Guadalajara. 

Es fundamental que el equipo sea rescatado y comience a conectar con esa gran afición que tiene, de lo contrario no pasará mucho tiempo para ver a las Chivas pelear en zona de descenso. La imagen de un equipo ganador con 11 mexicanos siendo una potencia en cada plaza a la que se presenta, está quedando en el olvido y comienza a extrañarse y a empoderarse cada vez más la leyenda llamada Matías Almeyda. 

Así que esperemos que este equipo vuelva a tener hambre y pueda resurgir y reconstruirse en este par de meses que restan del año y de cara al inicio de un 2019, que pareciera ser poco prometedor para el Rebaño Sagrado. 


Hasta la próxima…

Twitter @AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.