• Regístrate
Estás leyendo: “Hay de Pelados a Pelados”
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 16:17 Hoy

“Hay de Pelados a Pelados”

Publicidad
Publicidad

“Las competencias emocionales resultan especialmente importantes en el campo del liderazgo, que apunta a lograr que las personas lleven a cabo su trabajo del modo más eficaz posible. Es por esto, por lo que la ineptitud emocional de los jefes consume tiempo, genera roces, desalienta la motivación y el compromiso, fomenta la hostilidad y la apatía y, en suma, provoca un menoscabo en el rendimiento laboral de los trabajadores”

Daniel Goleman

En Chivas todo y nada pasa. La voltereta que ha tornado el caso Alanís ha movido en serio al interior del Rebaño, al grado de ser latente la molestia de Matías Almeyda en las últimas conferencias de prensa. Y es que no es para menos que El Pelado esté viviendo una etapa de incomodidad dentro de las entrañas de Chivas.

Las formas en que se toman decisiones no solo en el futbol, sino en nuestro entorno a veces no son las más correctas y bajo el escudo de que primero están las instituciones por encima de cualquier simple mortal, olvidamos que a esas instituciones las hacen los hombres que las trabajan y que motivan a los demás a darlo todo por un objetivo en común.

Hoy en día, la gran relación Chivas-Almeyda vive una situación que de apoco se desquebraja aun cuando hace algunos meses parecía inquebrantable; donde a pesar de los resultados de la última temporada, la filosofía y el excelente liderazgo que emergía de Matías podía respirarse a kilómetros de Guadalajara, y que hoy se ve frágil, endeble y condicionada.

Aunque para muchos la novela de Oswaldo Alanís habría llegado a su fin con el “manotazo” de Jorge Vergara, pareciera solo el principio de un caso mucho más serio que puede resultar en la separación de uno de los técnicos más exitosos de los últimos años en El Rebaño: Matías Almeyda.

La ruptura de códigos en la forma en que Almeyda fue exhibido no fue para nada correcta, y es evidente que quien metió la mano ya la escondió, para dar paso a una serie de especulaciones por parte de la prensa, y para limpiar y salir de la mejor manera de este caso, con la finalidad de dejar limpio el escudo de Chivas, recargando la culpa en terceros manteniendo a personajes que no parecieran contribuir al club, o al menos no de la manera en que el Guadalajara lo necesita, en la cancha con resultados, y no a base de tuitazos provocadores que están totalmente fuera de lugar.

Fueron cerca de 19 entrenadores los que comenzaron un proyecto desde la era Vergara, pasando por los emblemáticos De la Torre, los Galindo, los Quirarte, hasta los experimentos de Azkargorta, Van’t Schip y Westerhof, y qué decir de los de gran cartel como Lavolpe, en fin…

Vaya que a Chivas le costó trabajo encontrar ese técnico ideal para poder iniciar un proceso que le diera frutos, satisfacciones y un campeonato después de 11 años.

Así que esperemos que la ropita sucia, que todavía se está remojando se termine de secar y rápido… pues no vaya a ser que con la mano en la cintura, el hombre que los llevó a la gloria termine por darles las gracias, para dar paso a un siguiente nivel en su prominente carrera. Así que a cuidar las formas y los códigos que estos no son gratis.

Hasta la próxima…

twitter@AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.