• Regístrate
Estás leyendo: “Gol anotado por…”
Comparte esta noticia

Manchón Penal

“Gol anotado por…”

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

“Yo no le doy vida al Azteca, el Azteca es el que me da vida a mí” - Melquiades Sánchez Orozco (1928-2018).

Nacido en Tepic Nayarit en 1918, inició su carrera como locutor a los 18 años en su natal Tepic siendo parte del equipo profesional de la radiodifusora XEW y la XEQ, convirtiéndose en una de las voces más reconocidas de México y alternando su carrera como pintor y escritor, fuiste reconocido por tu simpatía y compañerismo durante toda tu trayectoria profesional. 

Guardaste en tu corazón el amor por tus colores rojinegros y durante 52 años te destacaste por ser la voz de ese inmenso coloso, durante varias generaciones para millones de mexicanos con tu frase típica que te caracterizo durante gran parte de tu carrera: “Mete un golazo tutsi pop”.

En mi niñez y la de muchos otros te convertiste en la voz de aquella legendaria campaña del canal 5 al servicio de la comunidad y anunciando aquella barra infantil con la que crecimos. 

Melquiades Sánchez Orozco comenzaste a trabajar en la ciudad de Guadalajara, fuiste testigo de dos legendarias Copas del Mundo teniendo el privilegio de cantar los goles de los dos más grandes monstruos del futbol de la llamada época romántica; Pelé y Diego Armando Maradona.

Tu voz llena de entusiasmo transmitió las emociones por 52 años del deporte más popular en el recinto de mayor convocatoria del país. 

Fuiste un ejemplo al sobreponerte a tu condición de salud para cubrir cabalmente con la que fue una de tus mayores pasiones. 

Hoy el futbol llora la partida del hombre que dio vida al estadio más emblemático de nuestro país, con sus emblemáticas historias y el sin fin de hazañas que se han vivido. El futbol mexicano ha perdido a uno de sus grandes íconos y precursores que ayudaron a fomentar una cultura y pasión por este deporte generación tras generación. 

Tu legado permanecerá para muchas generaciones en el recuerdo de ser la voz representativa durante décadas del Estadio Azteca, dejando unos zapatos muy grandes que ocupar. 

El futbol mexicano dedicará un homenaje a tu pasión y a esa gran trayectoria que durante varios años dejaste plasmada en los micrófonos del estadio que permanecerá en silencio por tu partida. 

Gracias Don Melquiades por haber prestado tu voz a todas esas pasiones y convertirte en leyenda y sobre todo por tu calidez que como ser humano siempre te caracterizo siempre con un gesto de simpatía hacia todos los que te conocimos. 


Hasta la próxima…

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.