• Regístrate
Estás leyendo: Futbolistas, no; profesionales, sí
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 19:03 Hoy

Manchón Penal

Futbolistas, no; profesionales, sí

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

“La búsqueda de la humildad es lo más importante, especialmente si quieres edificar una ética, si quieres alcanzar cierta moral”

Roberto Rossellini


Luego del partido de despedida de la selección mexicana, de cara a su participación en el Mundial de Rusia, ocho seleccionados, entre los que estarían Guillermo Ochoa, Jesús Gallardo, Carlos Salcedo, Héctor Herrera y sí —aunque usted no lo crea— una vez más las “joyitas” de nuestro balompié, los hermanitos Dos Santos, se dieron a la tarea de “relajarse” de su concentración para organizar una fiestecita épica que en otros tiempos hubiera repercutido de manera trascendental en las carreras de muchos de los ya citados participantes.

Como chisme, la escandalosa noticia se propagó a través de una revista de espectáculos bajo el título de: “La verdadera despedida del Tri”, donde presuntamente los seleccionados contrataron los servicios de 30 escorts VIP, en una casa de Las Lomas de Chapultepec.

A tres días de los acontecimientos Guillermo Cantú, secretario general de la Federación Mexicana de Futbol, argumentó que los seleccionados involucrados no serían sancionados al ser una fiesta privada organizada en su tiempo libre. Esta historia se ha repetido en muchas selecciones y en muchos equipos a lo largo de la historia, con dolorosas sanciones que han puesto el ejemplo de un reglamento interno y un respeto por lo que representan para muchas marcas, familias, niños y afición.

La respuesta de Guillermo Cantú simplemente parece ridícula, donde se demuestra que dentro y fuera de la cancha existen personalidades que parecen intocables, ante sucesos tan lamentables. Me pregunto si este hecho se hubiera dado en España, Alemania u otra selección de primer mundo, las reacciones y sanciones hubieran sido las mismas.

No nos vayamos tan lejos, las instituciones de equipos profesionales y hasta semiprofesionales no dejarían pasar un hecho así porque sí. Es lamentable que la federación tape el sol con un dedo y pase por desapercibido un suceso tan poco profesional, donde además las familias y parejas de los involucrados se han visto afectadas.

Así que no nos queda de otra más que hacernos de la vista gorda, una vez más, y continuar dando señales de la poca seriedad con la que se toman algunas cosas, privilegiando otros aspectos ajenos a los valores que una selección nacional debería tener. 

Una vez el futbol mexicano se opaca y se muestra inmune ante la falta de liderazgo y seriedad de temas que manchan una federación y una Liga que busca o dice ser de primer mundo, para ser a un lado los valores que se deben mostrar dentro y fuera de un campo en cualquier disciplina, con gente que se dice profesional. Una vez más seamos el punto central del “aquí no pasa nada”.

Hasta la próxima…


twitter@AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.