• Regístrate
Estás leyendo: “El ascenso del negocio por encima de la competitividad deportiva”
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 13:55 Hoy

Manchón Penal

“El ascenso del negocio por encima de la competitividad deportiva”

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

“Al final es un juego, lo hemos pervertido y prostituido, lo hemos convertido en parte de un negocio que todos vivimos de él. Y muchísima gente vive de él. Dejando a un lado su más pura esencia”

Josep Guardiola

Hablar de la culminación del derecho de ascenso y, por consecuencia del descenso, es sin duda el tema controversial de la semana, y porque en caso de proceder será el tema más trascendente para nuestro futbol en años.

La connotación económica que implica esta controversial propuesta viene de años atrás cuando se tuvo la particular idea de proponer una Liga Premier inspirada en el formato de la Liga inglesa, adaptando un modelo similar. ¿Pero serán similares las condiciones de Inglaterra a las de México? El sistema económico y de transparencia de las instituciones y grupos de inversionistas con una impecable reputación, es un modelo que permite que las industrias europeas puedan confiar en modelos que repercutan en las instituciones incluyendo las deportivas. ¿Pero esas condiciones se viven en nuestro país?

No está mal que esta forma de pensar de los directivos sea para blindar nuestro balompié siempre y cuando no solo se pensara en el negocio como primer plano. Sin lugar a dudas, la infraestructura que muchas plazas de la Liga de Ascenso ofrece deja mucho que desear para recibir a equipos de la Primera División. El abismo que existía entre el Ascenso y Primera se ha acortado; la seguridad de las inversiones de los equipos puede peligrar.

Estos argumentos pueden ser utilizados por los actuales dueños y directivos, pero el fundamento principal del deporte lo han olvidado por completo, sin mencionar lo antes descrito.

No dejemos a un lado las historias de estructuras que nacieron de la Liga de Ascenso como la de Pachuca, que tras varios ascensos encontró un modelo económico sustentable que le permitió dar pie a un desarrollo social y económico de una entidad completa. Tampoco olvidemos a Tijuana y León, que vinieron a consolidarse desde una Liga de Ascenso, provocando el interés de sus aficionados y el crecimiento y trascendencia de las entidades a las que representan.

Un equipo que asciende puede triplicar o hasta quintuplicar su valor comercial, además de derechos que por patrocinios puede tener hasta un 35% del promedio de ingresos y otro 30% de venta de publicidad e insumos por partido. ¿Por qué entonces dejar a un lado estos factores de ingreso que pueden favorecer al crecimiento de los equipo de menor poder económico?

¿Por qué lejos de apoyarlos e incentivarlos se ven condicionados para entrar en un modelo televisivo preestablecido? ¿Por qué deben pagar este derecho de piso para encontrar una solvencia dentro de nuestra afamada Liga Mx?

No, señores, por ahí no va. No somos Inglaterra para pensar en un modelo de instituciones deportivas sustentadas por modelos de empresas transparentes, ni tenemos una mentalidad de inversión de negocio a largo plazo que favorezca a otros y no siempre a los mismos. Tampoco somos los mejores desarrolladores de nuevos talentos que ante el cierre de una Liga de Ascenso verán todavía más escasas sus oportunidades de sustento, en una profesión que de por si es cada día más excluyente y ya ni hablemos de los modelos de legalidad y trasparencia.

Así que estaremos expectantes a conocer las decisiones que se tomen entorno al Ascenso y conocer las brillantes propuestas del señor Bonilla, no vaya a ser que de nuevo se diga que se está haciendo un vendaval en un vaso de agua.

Hasta la próxima…

twitter@AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.