• Regístrate
Estás leyendo: Adiós Rusia, hola Dubái
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 01:53 Hoy

Manchón Penal

Adiós Rusia, hola Dubái

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

“La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es el tiempo extra”
Anónimo

Cada cuatro años esperamos la máxima competencia futbolística donde podemos ser testigos de las más dramáticas e increíbles proezas deportivas. El futbol vive un esplendor en todos los sentidos con un ambiente inigualable, donde se conectan pasiones y se vive y respira el futbol en todo su esplendor. Este año tocó Rusia donde, a diferencias de otros Mundiales, observamos una gris y, quizá, hasta decepcionante evento, donde los actores principales se escondieron pronto y sus protagonistas encontraron una esperanza fría y calculadora ante la falta de figuras que se convirtieran en referentes.

Con la excepción de hombres como Kylian Mbappé y Luka Modric, el futbol mostrado en Rusia parecería lejano al que muchos de nosotros creíamos que pudiéramos haber visto. Un Mundial atípico ante sus condiciones y sus actores.

Para México una constante al no poder superar esa barrera o muro mental que se ha vuelto una montaña imparable y monstruosa, pero con un ligero sabor dulce al haber vencido a uno de los más grandes gigantes en una competencia oficial.

Así que pereciera que nos sumergimos en una burbuja sin tiempo ni despliegue de un gran futbol. Este Mundial no se destacó por sus innovaciones en el estilo de juego, mucho menos de nuevas figuras que proyecten un futbol diferente, ni siquiera una jugada o una hazaña que lo volviera insuperable.

Tendremos que esperar cuatro años más para conocer la evolución de este deporte, algo que ni siquiera el VAR le pudo brindar para darnos al menos más emociones o un gusto singular de polémica en sus alrededores.

Francia y Croacia tendrán la gran oportunidad de escribir con letras de oro su protagonismo y reinado sin la presión de haber sido acechados por alguna de las grandes bestias, que Mundial con Mundial pueden ser indomables. Hoy ni Alemania, ni Brasil, mucho menos Argentina o Uruguay e Inglaterra, hoy todos esos grandes gladiadores son opacos y permanecerán dormidos hasta una nueva oportunidad.

Ni Messi ni Cristiano pudieron convertirse en los grandes triunfadores. Pero sí fuimos testigos de la vergonzosa actuación de un jugador sobrevalorado como Neymar. Rusia no sé si dará para analizar o para hablar de un estilo, un evento o una inigualable competición, sinceramente creo que este Mundial pasará a la historia inadvertido y sin esa pasión que se ha vivido en otras plazas y con otras latitudes.

Así que esperaremos a Dubái para tener esa pasión y ese deleite de ver algo diferente algo para la historia, algo que sea simplemente inigualable.

Hasta la próxima…

twitter@AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.