• Regístrate
Estás leyendo: Viernes 26 de Agosto de 2016
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 08:29 Hoy

Algo que vale la pena contar

Viernes 26 de Agosto de 2016

Alberto Boardman

Publicidad
Publicidad

En el aporte anterior los dejamos leyendo, "Biología de la creencia" de Bruce H. Lipton, biólogo celular norteamericano, actualmente de 71 años, ganador del premio al mejor libro de ciencia 2006 y quien desde hace ya varias décadas ha propuesto un nueva forma de considerar la enfermedad y por ende sus remedios. Lipton asegura según estudios e investigaciones que, "Lo que condiciona a todo organismo vivo es su entorno físico y energético y no su carga genética", siendo precisamente esto último lo que más polémica ha generado, porque de alguna forma contraviene la clásica síntesis evolutiva moderna.

Lipton asegura que más que la competencia entre organismos vivos (conocidos como fuertes y débiles), la cooperación es la base de la evolución para la supervivencia. Por ende los seres humanos como organismos vivos, no están determinados por sus genes, sino condicionados por el entorno; y por lo que a la carga energética toca, sus creencias, lo que los convierte en dueños absolutos de su destino.

Lipton reflexiona que, si nos aplicamos al modelo determinista según el cual el cuerpo humano es una máquina bioquímica controlada por genes sobre los que no podemos ejercer ninguna autoridad, nos convertimos en víctimas de una situación, ya que no tenemos capacidad de elección sobre los genes que heredamos al nacer, mismos que determinarán lo que sucederá con nuestro cuerpo en su desarrollo futuro.

Para Lipton esto es un error y defiende la tesis revelando sus descubrimientos realizados a principios de los años sesenta cuando comenzó a experimentar con células. En resumen le cuento que tomó tres grupos de células procedentes del mismo origen, pero en cada placa de observación cambió tanto el medio de crecimiento como el ambiente. Su descubrimiento lo llevó a comprobar que mientras en una placa creció músculo y en otra hueso, en la tercera se generaron células liposas. ¿Qué influenció el destino de cada una de las células genéticamente idénticas? Según Lipton, el entorno y la energía. El ser humano controla el destino de las células dependiendo de cómo su mente lee y percibe el ambiente, transformando las emociones en energía y por ende la estructura celular. Reconoce sin embargo que efectivamente hay enfermedades causadas por un gen, pero estas equivalen a menos del 2% de los malestares que sufre la población mundial. Las enfermedades más comunes como el cáncer, diabetes y problemas del corazón, no se encuentran en este porcentaje.

Si le ha parecido interesante el tema, le invito a leernos la próxima semana.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.


radioelitesaltillo@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.