• Regístrate
Estás leyendo: Viernes 01 de Abril de 2016
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 07:34 Hoy

Algo que vale la pena contar

Viernes 01 de Abril de 2016

Alberto Boardman

Publicidad
Publicidad

Ya desde los albores de 1784, el siempre inventivo Benjamín Franklin, se adelantaba a su tiempo proponiendo medidas para el ahorro energético. Curiosas tal vez en nuestros días, pero adecuadas para el momento, sugirió por ejemplo, imponer un gravamen a las personas cuyas contraventanas impidieran la entrada de luz natural a sus habitaciones. Otras recomendaciones fueron, regular el consumo de velas y... hacer repicar las campanas de la iglesia apenas se asomara el sol, para que todo mundo se levantara a la misma hora. No fue muy tomado en cuenta que digamos.

Luego en 1907, William Willet un constructor inglés, retoma el tema y propone por primera vez que los relojes se adelantaran una hora en verano para aprovechar más la luz del día. Pero no sería hasta 1916 durante la Primera Guerra Mundial que, considerando economizar carbón, Alemania y sus aliados adoptaron este cambio en el horario. Dos años más tarde, Rusia, Estados Unidos y otros países se sumarían a la medida.

Así, la implementación del horario de verano no es nada nuevo, al menos para el resto del mundo, ya que este 2016 se cumplen 100 años desde su primera puesta en práctica y apenas 20 desde que se implementó en México en 1996. Coahuila y algunos estados del norte ya habían intentado adoptar la medida desde 1988, pero el desfase con otras zonas del país los obligó a esperar.

Sin duda es esfuerzo mundial (actualmente 86 países lo aplican), que evidentemente ha generado resultados en el ahorro por el uso eficiente de energía y además le ha dado un importante respiro al planeta y medio ambiente. En México solamente durante 2015, la medida evitó la emisión de 504 toneladas de bióxido de carbono, principal contaminante del efecto invernadero. Económicamente no espere ver en su recibo de luz un impacto considerable, pero a nivel total se estima el ahorro de unos 1,455 millones de pesos, que corresponden a 1,035.52 gigawatts hora, lo que permitiría abastecer el consumo eléctrico de 596,000 casas durante todo un año.

Me gusta el horario de verano, caminar por las mañanas al amanecer y al final del día regresar por la tarde a casa todavía con luz para regar las plantas o convivir con la familia. Hay quien se queja de un teórico robo de una hora de sueño, pero al final ¿qué tanto es una hora? si como decía Góngora, "horas, que limando están los días... que royendo están los años"

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.


radioelitesaltillo@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.