• Regístrate
Estás leyendo: Facebook censura a Nahui Olin
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 14:06 Hoy

Cambio y fuera

Facebook censura a Nahui Olin

Adriana Malvido

Publicidad
Publicidad

A los 14 años, Carmen Mondragón solía montar a caballo desnuda en una hacienda familiar. La imagen, descrita por una crítica de arte en 1992, antecedía a su pregunta: "¿tú crees que México está listo para un personaje como ella?" Si eso me sorprendió entonces, cuando creía superados los prejuicios de los años 20, en pleno 2016 el bloqueo de mi cuenta en Facebook, por compartir una fotografía de Nahui Olin, me resulta más que inquietante.

El 9 de septiembre pasado, El País publicó un reportaje de Ángel Plascencia titulado "La primera revolución sexual mexicana", que incluye texto, fotos y video acerca de la exposición Abran esa puerta, sensualidad, sexualidad y erotismo, abierta en el Museo del Estanquillo. En portada aparece Nahui en una foto de Antonio Garduño; posa de perfil, ataviada con un abrigo medio abierto que le permite mostrar con orgullo la mitad de su cuerpo desnudo. Compartí toda la información y seis días después me notificaron: "We removed the content that was posted". Sorprendida, abrí la pestaña de "normas comunitarias" donde encontré la explicación: "no permitimos que se muestren desnudos (...) a menos que dicho contenido se publique con fines educativos, humorísticos o satíricos (sic)". En concreto, se prohíben "imágenes que exhiban nalgas totalmente expuestas o pechos femeninos que muestren el pezón". Aclaran los administradores de Facebook que sí se permiten fotos de pinturas, esculturas y otras formas de arte que representen figuras al desnudo, así como de mujeres lactando o con cicatrices posmasectomía. Mi cuenta estaba bloqueada y para reactivarla había que obedecer: "elimina todas las fotos que contengan desnudos". Como en la Inquisición. Indagué. Son personas de empresas subcontratadas por la red social las que ejercen la vigilancia y el control de contenidos.

La ambigüedad del censor refleja contradicciones de nuestros días: ¿Es más ofensivo mirar a Nahui semidesnuda en una foto de museo o El origen del Mundo, de Gustave Coubert, que ver cuerpos ensangrentados, mutilados y sin identidad que se publican diariamente? ¿Es menos amenazante ver la representación del cuerpo humano en mármol que la belleza de una persona de carne y hueso?

Desde su experiencia, la artista visual Cutzi Salgado dice: "Nos gusta ver sangre y nos molesta ver un cuerpo desnudo". En un inquietante siglo 21.

adriana.neneka@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.