• Regístrate
Estás leyendo: Del ajolote al encino, especies en extinción
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 06:09 Hoy

Cambio y fuera

Del ajolote al encino, especies en extinción

Adriana Malvido

Publicidad
Publicidad

El tema de la degradación del medio ambiente en la Ciudad de México pone el acento en la movilidad. Qué tal si también pensamos en los ecosistemas dañados por la contaminación, el desordenado crecimiento, el cambio de uso de suelo, la construcción desenfrenada de unidades habitacionales y desarrollos inmobiliarios o la tala inmoderada de árboles a cambio de segundos pisos, deprimidos y supervías que favorecen la circulación de automóviles pero arrasan con la flora y la fauna.

Qué tal si imaginamos que las especies en peligro de extinción en la CdMx tienen voz. El primero en hablar es un pequeño conejo: "Me llamo zacatuche, vengo de los pastizales y de las partes más altas de las montañas que rodean la cuenca de México y no hay en el mundo una especie igual, somos únicos, pero, como en el caso de mis colegas que ves aquí, la destrucción de nuestro hábitat nos tiene en riesgo". Se acercan el gorrión serrano, el gato montés, el venado cola blanca y una especie de salamandra con ojos rojos que, inflando sus branquias, revela: "Soy el ajolote, mi nombre viene del náhuatl, axolotl, que significa perro de agua. Vivimos en los lagos y canales de Xochimilco, somos alimento y medicina del hombre, pero el plancton que nos nutre se está perdiendo. Los mismo sucede con el mapache, la tarántula, la rana de Tláloc y la rana del Pedregal que ayudan a regular las poblaciones de insectos evitando que se conviertan en plagas...".

Tras ellos habla un gran encino entristecido: "Somos la flora en peligro de extinción, de la que fue Tenochtitlán. Aquí está el bello tepozán, que tiene propiedades medicinales; y allá, mira ese arbusto, se llama chapulixtle y aquél arbolito que se conoce como retama de Tierra Caliente. Este otro es el palo loco que sirve para curar heridas y reumatismos, observa sus flores amarillas. También el Capulín está en riesgo, viene de las montañas del valle y, como yo, es útil para la recuperación de terrenos degradados o erosionados, además es medicinal y le regala sus frutos a las aves y a los mamíferos silvestres... A todos nos están desplazando".

En los últimos tres lustros se han derribado, por obra pública y privada, más de 56 mil árboles en la CdMx. No solo embellecen el entorno, sino que absorben dióxido de carbono, oxigenan el aire, protegen de los rayos UV, evitan inundaciones, son refugio de las aves... ¿Cuántos más caerán ante los 15 nuevos centros comerciales que se abrirán este año?

Cada día hay más organizaciones ciudadanas alertas y propositivas. Saben que esta ciudad tiene potencial para ser una de las más ricas del planeta en biodiversidad. Y necesita de todos.


adriana.neneka@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.