• Regístrate
Estás leyendo: Purga en Turquía
Comparte esta noticia

Argumentos a debate

Purga en Turquía

Adriana González Carrillo

Publicidad
Publicidad

Al fracaso del golpe de Estado en Turquía del pasado 15 de agosto, el presidente Erdogan ha iniciado un proceso de depuración en las fuerzas armadas y en las instituciones turcas. Desde remover y juzgar a los rebeldes hasta arrestos masivos y la propuesta de reinstauración de la pena de muerte son algunos de los métodos para llevar a cabo una limpia en el gobierno. Ante ello la comunidad internacional, en especial la Unión Europea, observa las medidas implementadas en uno de los países más importantes en la geografía política y militar en el mundo. La canciller Merkel ha señalado que de restablecerse la pena de muerte en dicho país, de inmediato se cancelaría su proceso para ingresar como estado miembro a la Unión. La pena de muerte en Turquía fue aplicada por última vez en 1984 y derogada de los ordenamientos legales en 2004, apenas hace 12 años.

Turquía es un país estratégico también al ser un país vecino de Siria y gran receptor, al igual que el Reino Hachemita de Jordania, de grandes flujos de refugiados sirios que suman aproximadamente 2 millones 800 mil. Al mismo tiempo que contienen la crisis migratoria en Europa, combaten el terrorismo en su territorio, libran batallas constantes contra los kurdos y cuidan la soberanía aérea contra incursiones rusas así como sirven de apoyo a la OTAN para desde ahí frenar el avance del Estado Islámico en la región.

El país se encuentra también en un proceso de ajuste constitucional para migrar a un sistema presidencial y reforzar el sistema del voto directo y universal que permita la reelección inmediata para un periodo adicional de cinco años. Con la renuncia, el pasado mes de mayo, del primer ministro Ahmet Davutoglu, el presidente tomó control absoluto del poder ejecutivo al mismo tiempo que su popularidad disminuía.

Erdogan dijo asumir el golpe de Estado como un "regalo de Dios" y le ha servido para hacerse del control del poder militar y de las instituciones más importantes del Estado turco. Hasta el momento han arrestado a más de 3 mil soldados, oficiales, generales y almirantes; destituido a más de 8 mil policías, así como el encarcelamiento, aproximadamente de 4 mil miembros del Poder Judicial. Tradicionalmente, el ejército turco se consideraba el garante de la división del Estado y la fe religiosa, balance que hoy se fractura tras el golpe de Estado y las reacciones del presidente.

Para Europa y los Estados Unidos resulta de la mayor relevancia la estabilidad de la República de Turquía y quizás el súper empoderamiento del presidente pudiera ser un factor de inestabilidad en el mismo debido a sus reacciones extremas y a la cada vez más islamización del Estado turco.

Las próximas semanas serán cruciales para conocer más elementos que nos permitan delinear la ruta que seguirá tan importante país en el escenario internacional. La Nación de Attartuk tendrá frente a sí la opción de seguir acercándose a Europa y sus valores o tomar un camino diferente.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.