• Regístrate
Estás leyendo: Conspiración
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 22:48 Hoy

Conspiración

Publicidad
Publicidad

En el desierto de Coahuila, a unos metros de la carretera entre Torreón y Saltillo, se ve una densa columna de humo saliendo de un pozo. Automovilistas se detienen, sacan fotos; algunos se acercan, tomando precauciones y echan un vistazo al fondo de aquel pozo. No logran ver nada, más que humo. Habitantes de un ejido cercano afirman que ha caído un meteorito. Pronto acude al lugar un carro de policía, otro de Protección Civil y uno más de Bomberos.

Horas más tarde se informa oficialmente que aquello no es un cráter: es un pozo donde la gente quema basura. La noticia sale en los periódicos; hay alarma, inquietud, teorías y especulación. Ya saltan los conspiracionistas; ¿por qué no dicen la verdad? ¡Es el cráter de un meteorito! Otros van más allá: fue un OVNI. Otro grupo sostiene que fue un misil de prueba disparado por los Estados Unidos.

No me queda claro por qué las autoridades habrían de ocultar algo tan común como un meteorito. Claro, en el caso de que tal estructura fuese el cráter creado por el impacto de una roca espacial que, como veremos más adelante, no fue el caso. Alguien comentó que la foto que aparece en el periódico había sido retocada para no mostrar la realidad. De ser así, ¿por qué los automovilistas que sacaron su foto no la publican en redes sociales diciendo que se trata de una accidente espacial? Porque harían el ridículo diciendo semejante pendejada, por eso. Ellos captaron un pozo con humo, no hicieron investigación ni peritaje.

Pero también la nota del periódico hace de las suyas, pues dice que tal estructura “apareció” en el kilómetro tal y cual. Pues decir que algo apareció es sugerir que no fue intencional, más bien se trata de un accidente, una cosa inusual y, por tanto, sospechosa. En este caso, un meteorito. Pues no mames. Mejor se leería algo como “el pozo fue detectado aquí o allá”, o tal vez “se reportó la presencia de una estructura que asemejaba un cráter”. Lo importante aquí es seguir una línea netamente anatómica y dejar la interpretación para los especialistas de lo sensacional y lo bizarro.

Yo pienso que estemos crónica e irremediablemente aburridos. ¿Existen las conspiraciones? Por supuesto. Suelen ser económicas y políticas, y muchas veces implican descubrimientos científicos o aplicaciones militares, pero de ahí a integrar alienígenas, zombis, hombres topo, judíos enloquecidos queriendo dominar el mundo y escenarios apocalípticos, nomás no. Cuando le enseñé la nota a un pariente, se me quedó viendo serio y haciendo una mueva y gesto de aprobación, dijo: –Yo sabía que lo de los ovnis era cierto.

Tristemente, lo que la gente se crea una visión de la realidad con lo que lee en periódicos, tabloides, los post de internet y panfletos. Y todo basado en especulaciones, fantasías, temores, alucinaciones. Me preocupa que el esquema que tenemos de la realidad, del mundo (y de nosotros mismos) no esté fundamentado en una educación formal, objetiva y que el pensamiento crítico sea una cosa del pasado. Porque hemos construido nuestra civilización haciendo preguntas, cuestionando las cosas y ensayando –científica y filosóficamente– las alternativas para explicar el mundo.

Pero si ya estamos en esas, imagino conduciendo mi auto por esa carretera desierta cuando de pronto veo la escena; me detengo y camino hacia el cráter. El humo me envuelve; tiene un aroma metálico, a un químico que no reconozco. Se escuchan ruidos; como si alguien estuviese escalando las paredes del cráter. Emergen seres pequeños, con la piel acorazada, el rostro cubierto de ojos y una abertura bucal de donde sale una lengua escamosa y bífida. Se arrastran con sus garras y avanzan hacia mí. ¿Son de otro mundo o salieron de las profundidades de la tierra?

Mire, si me dedicara a escribir estas mamadas y ponerlas como ciertas estoy seguro que muchísima gente las creería. De un agujero para quemar basura a un cráter de un OVNI. Ya, en serio.

chefherrera@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.