• Regístrate
Estás leyendo: No adoptes un emprendedor. Retroaliméntalo
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 06:04 Hoy

Unicornios Mexicanos

No adoptes un emprendedor. Retroaliméntalo

Adolfo Ortega

Publicidad
Publicidad

Las redacciones de los medios en donde trabajé solían tener muchos defectos, pero en la mayoría de ellas los periodistas podíamos discutir libremente los ángulos editoriales bajos los cuales luego comunicaríamos una noticia. Estas discusiones no siempre eran fáciles de resolver, principalmente por la información tan limitada con la que solíamos contar.

Una de las discusiones que más recuerdo estaba relacionada con un grupo de empresarios mexicanos que exigía al Gobierno federal que cerrara las fronteras al acero proveniente de China, que era más barato que el que ellos producían y ofrecían en México.

Algunos editores apoyaban esta postura. Decían que era muy probable que detrás de esos bajos precios hubiera prácticas desleales de comercio. Otros editores decíamos que en lugar de proteger legalmente su mercado deberían agregar más valor a su acero para que sus clientes los prefirieran a ellos, por encima de alternativas más económicas.

La cuestión no se resuelve tan fácilmente. Suena fantástico que un gobierno extranjero subsidie las obras de infraestructura de México, y no importa si lo hace subsidiando la energía que se ocupa para producir el acero. Esta posición se complica si, por ejemplo, dichos subsidios son posibles gracias a que se suele utilizar procesos para generar energía muy contaminantes para el medio ambiente. Por otro lado, suena bien que las empresas constructoras ahorren costos importando acero barato, pero no suena tan bien que las acereras mexicanas tengan que recortar personal como consecuencia del mismo fenómeno.

Esta historia la recordé esta semana que leí en redes sociales la promoción a consumir productos y servicios que ofrecen los emprendedores y sus empresas recién creadas. Algunos lo plantean como un asunto de responsabilidad social (con chantaje emocional y todo). Otros, como un tema de solidaridad y hasta de filantropía. Los menos, lo hacen con una perspectiva crítica y basada en la buena calidad de dichos productos y servicios.

¿En serio los consumidores mexicanos "deberíamos" comprar productos hechos por los emprendedores mexicanos? ¿De veras, si no lo hacemos nosotros, entonces nadie lo hará? ¿Son tan malos dichos productos que hay que verlos de esa forma? ¿Cuánto ayudamos al emprendedor comprándole algo que no resuelve el problema que debería resolver?

No sé si alguno de mis clientes haya comprado mis servicios por ayudarme. Si lo hicieron, lo agradezco mucho, pero hubiera preferido que no lo hiciera y que mejor me dijera directamente por qué no me compraba.

Sin duda, hay que cuidar que la cancha sea pareja para todos. Y procurar que nadie, ni un gobierno ni una empresa, aproveche su tamaño para desplazar a la competencia. Pero tampoco creo que debamos promover una demanda ficticia que, además de poco sostenible, impide que el emprendedor obtenga la retroalimentación necesaria para mejorar su producto o servicio.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora.

@adolfoconected
adolfo@venturamedia.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.